Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MÉXICO 86

La URSS confirmó su calidad, y Francia le plantó cara

ALFREDO RELAÑO ENVIADO ESPECIAL Francia y la IURSS empataron al término de un hermoso partido, científico y táctico en. la primera parte, y emocionante y agonístico en la segunda. La URSS confirmó su envergadura de gran equipo, pero Francia supo plantearle las máximas dificultades y llegó a controlar el partido en la última fase del mismo. Los soviéticos mostraron ayer un talón de Aquiles: les pesó mucho el calor en la fase final del partido.

La URSS salió a jugar con los mismos hombres y en la misma, disposición que contra Hungría. Pero no se encontró con la misma suerte de aquella ocasión, en la que marcó a poco de empezar el partido. Como en el partido contra Hungría, dejó prácticamente solo en punta a Belanov, con tres hombres situados entre el centro del campo y la media punta, y a, Yarenitchuk apoyados desde atrás por Yakovenko y Aleinikov. Pero Francia no dejó los espacios entre la media y la defensa que dejó Hungría. El espléndido juego creado aquel, día por los soviéticos para explotar los enormes vacíos en la retaguardia húngara, no pudo asomar en esta ocasión.

Francia mantuvo su línea de cuatro defensas, con Bossis como marcador directo de Belanov, pero adelantando siempre que era posible un poco a sus defensas para juntarse con la media y no abrir espacios. La media francesa dejaba además en posiciones prudentes a Tigana y Fernández, los dos más defensivos del equipo. Con eso, la zona de la media punta soviética, en la que desplegaron su espléndido juego los hombres de la URSS frente a los húngaros, quedaba bien poblada.

Y en todo el primer tiempo no pudo la URSS desarrollar un fútbol convincente, aunque sí ratificó muchas de las cualidades que asomó el otro día: movilidad, buen toque y potencia.

Por su parte, Francia creaba poco desde esa prudente base defensiva, porque Giresse no acertaba en la primera parte y Platini estuvo muy marcado por Aleinikov, con lo que Stopyra y Papin queda.ban aislados. No fue raro por eso que al descanso se llegara con empate a cero y con pocas posibilidades de gol de uno y otro equipo, aunque Francia estuvo a punto de marcar en un casi perfecto larizamiento de tiro libre de Platini.

El segundo tiempo se aniinó mucho más. La URSS dio la sorpresa de salir presionando mucho, encajonó a Francia en su campei, y se puso a tocar al estilo de los italianos. A los nueve minutos había marcado en un gran tiro desde ftiera del área. A Francia le tocaba ahora ir adelante. Tuvo la suerte de evitar que la ventaja se le secase encima, porque siete minutos más tarde Giresse, que se reculperó en esta segunda parte, envió un pase perfecto a Fernández que se tradujo en el empate.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de junio de 1986

Más información

  • GRUPO C