Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CINE

Melodrama tópico

Romanza final cuenta un esquema lacrimógeno de la vida del tenor navarro Julián Gayarre. Quienes busquen un estímulo imaginativo, poca cosa encontrarán en ella. Quienes busquen un ritual repetitivo se verán complacidos por la convencionalidad del enfoque de José María Forqué, director del filme. Hay que agradecerle que no haya intentado dar gato por liebre, ya que el convencionalismo de su filme es, además de lícito, asumido y consciente.El resultado es digno, pero lógicamente sabe a antiguo, a reliquia puesta en pie con métodos ortopédicos. La película se sostiene gracias también a la buena música de su banda sonora, máxime cuando está interpretada por tan buenas voces como la de José Carreras y ocasionalmente la de Montserrat Caballé. Esto es lo mejor del filme, lo que el cine toma de prestado a otras artes.

Romanza final

Director: José María Forqué. Producción española, 1986. Intérpretes: José Carreras, Sidney Rome, Antonio Ferrandis, Juan Pardo, Estreno en Madrid: cine Rialto.

La realización y la interpretación no pasan del rasero de la dignidad. José Carreras canta y esto exime a su interpretación de otro tipo de exigencias. La película no entusiasmará a nadie, ni tampoco decepcionará si se busca en ella lo que puede dar, que no es tanto cine como una agridulce versión de la vida de Gayarre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de mayo de 1986

Más información

  • 'ROMANZA FINAL'