El desfile de carnaval estará formado por 21 carrozas, la mitad de las previstas por el Ayuntamiento

El desfile de carnaval del próximo día 8, en el que la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Madrid había previsto para este año la participación de unas 40 carrozas, estará formado por la mitad, 21, según las inscripciones efectuadas hasta el pasado viernes por la noche. El plazo de inscripción finaliza mañana. La mayor parte, 13, son de procedencia municipal, bien del propio Ayuntamiento, bien de las juntas de distrito, y el resto, de colectivos particulares. Hoy llegan a Madrid desde Zarandona (Murcia) las seis cuya realización encargó la corporación madrileña al artesano Esteban Martínez Melgarejo.

La inscripción de carrozas participantes en el desfile de carnaval organizado por el Ayuntamiento de Madrid este año ha sido notablemente inferior a lo previsto. La Concejalía de Cultura estimaba una presencia de unas 40 carrozas, pero a última hora de la noche del pasado viernes sólo se contaba en firme con 21, y de ellas, 13 de procedencia municipal. El plazo de inscripción termina mañana lunes.El retraimiento de las entidades ciudadanas o particulares se debe, según fuentes de varias asociaciones vecinales consultadas, a la escasa subvención económica municipal. El Ayuntamiento ha contado en este año con un presupuesto de 30 millones de pesetas para todos los actos programados.

Dentro del programa, el Ayuntamiento madrileño encargó en el verano pasado a Esteban Martínez Melgarejo, artesano de Zarandona (Murcia), la realización de seis carrozas con cargo a un presupuesto total de más de 1.500.000 pesetas, ya que cada carroza cuesta entre 200.000 y 250.000 pesetas mientras que la de Úrculo duplica esta cantidad.

Martínez Melgarejo ha abocetado asimismo cinco de estas seis piezas. El diseño de la sexta fue encargado por el Ayuntamiento al pintor Úrculo, como primer paso en la incorporación de destacados artistas plásticos a la organización del carnaval madrileño.

Las carrozas realizadas por Esteban Martínez son de tema mitológico, y se refieren a Momo, Plutón, Ceres, El Infierno y Centro Brujo. La de Úrculo refleja la presencia de la musa del carnaval entre un diablo montado sobre un carro que es arrastrado por dos unicornios.

Además de éstas, desfilarán otras siete, producidas por otras tantas juntas municipales de distrito: Gnomos, de Mediodía; Duendes, de Retiro; otra, sin nombre, de Arganzuela; Don Carnal y Doña Cuaresma en el Monte de El Pardo, de Fuencarral; Mercado Común, de Centro; El Baúl de la Abuela, de Salamanca, y Cofradía de la Señorita Cometa, de Chamartín.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Colaboración ciudadana

El cortejo se completa con ocho más realizadas por colectivos particulares: Dragones y Mazmorras, de la asociación juvenil El Foro, de Arganzuela; sin nombre, de la Asociación de Vecinos de Carabanchel; Réquiem por el Guernica, de un colectivo de jóvenes comunistas de Carabanchel; La Guarrada del Pintor, colectivo de pintores Taller Abierto, y Caché, Payasitos, El Circo de la Paz, y El Patio de mi Casa, cuya inscripción está a nombre de distintas personas sin especificar el colectivo -casa comercial o grupo ciudadano- al que corresponden.Las seis carrozas del Ayuntamiento, construidas con estructuras de cartón y madera, llegan hoy a la capital desde Zarandona (Murcia). El transporte se realiza en camión, ha indicado Esteban Martínez. "Van como un mecano, por piezas", añade.

Esteban Martínez señala sobre estas obras que su confección se realiza sobre la base de moldes de piezas y figuras de detalle, con los que trabaja habitualmente en previsión de los distintos encargos que se suceden a lo largo del año. Las carrozas miden unos ocho metros de largo por cuatro de alto.

En ellas se ha trabajado desde el pasado mes de junio en este taller familiar, que cuenta con cuatro operarios y en el que Esteban Martínez hace sus creaciones artesanales "desde que era un niño, hace ya 30 años".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS