Masiva manifestación de los trabajadores de Telefónica para defender las pensiones complementarias

Los trabajadores de la Compañía Telefónica Nacional de España protagonizaron ayer en Madrid una masiva manifestación a la que asistieron unas 50.000 personas, según los sindicatos convocantes, para exigir un acuerdo negociado con la empresa sobre el futuro de la Institución Telefónica de Previsión (ITP). La manifestación estuvo encabezada por los secretarios generales de CC OO, Marcelino Camacho, y de UGT, Nicolás Redondo, así como por otros miembros de las ejecutivas de ambas centrales, que caminaron bajo una pancarta en la que se leía: "Por una mutualidad complementaria".

Más información
Una mutualidad con problemas

El conflicto que atraviesa la Compañía Telefónica por el mantenimiento del sistema complementario de pensiones y la integración del sistema sustitutorio en el régimen general de la Seguridad Social alcanzó ayer un punto culminante al manifestarse en Madrid unos 50.000 trabajadores y pensionistas de la empresa, según los datos facilitados por las organizaciones convocantes, CC OO, UGT, el sindicato independiente SIET y la Candidatura Asamblearia de Trabajadores (CAT).

Todos unidos

La marcha, que discurrió sin incidentes desde la glorieta de Atocha hasta la plaza Mayor, fue encabezada por los secretarios generales de CC OO y UGT, Marcelino Camacho y Nicolás Redondo, respectivamente. Era la primera vez en mucho tiempo que ambos líderes sindicales marchaban juntos en la cabeza de una manifestación. El pasado 4 de junio, las dos centrales participaron en la protesta convocada por UGT contra la ley de pensiones, pero los secretarios generales no iban juntos. Tras la cabecera marchaban los trabajadores que habían llegado desde diversos puntos de España, en ocasiones con verdaderos problemas por el mal tiempo.

Durante la manifestación, que se desarrolló sin ningún incidente, los trabajadores corearon gritos dirigidos especialmente contra el presidente de Telefónica, Luis Solana, y contra los ministros de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, y de Trabajo y Seguridad Social, Joaquín Almunia. También se oyeron consignas como "manos arriba, esto es un atraco", o "dónde está, no se ve, el dinero de ITP". Las pancartas aludían al mismo tema.

Una vez en la plaza Mayor, el presidente del comité intercentros, José Rodríguez, leyó un comunicado en el que denunció la falta de sensibilidad de la empresa ante el problema y afirmó que los trabajadores no estaban defendiendo ningún privilegio, sino el derecho a unas prestaciones que han pagado durante toda su vida laboral. Indicó que los trabajadores están dispuestos a negociar pero que la empresa ha de hacer frente a sus responsabilidades. En cuanto a la continuidad de las conversaciones con la empresa, rotas por la presentación por parte de CC OO y UGT de dos querellas contra el presidente de la ITP, Alcáraz, José Rodríguez dijo que se retirarían cuando existiera un acuerdo.

La participación conjunta de Camacho y Redondo sirvió, por otra parte, para destacar que los trabajadores de la CTNE (la empresa cuenta con una plantilla de 63.000 empleados y tiene 8.000 jubilados) están unidos en el conflicto contra la empresa, pero el líder de UGT no quiso ir más allá en la interpretación de la unión con CC OO, al afirmar que no había que sacar otras conclusiones sobre este hecho que la coincidencia en la defensa de la mutualidad de los trabajadores de Telefónica. Camacho, por su parte, dijo que la unidad con UGT, que se presentaba como excepción, "debería ser lo normal".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS