Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El comunista Francisco Herrera abandona la presidencia de la Junta de Fuencarral

Una escueta carta -"Querido alcalde: le ruego acepte mi dimisión como presidente de la Junta Municipal de Fuencarral y miembro del gabinete de gobierno a partir de hoy, día 9 de octubre de 1985"- firmada por Francisco Herrera, portavoz del PCE en el Ayuntamiento de Madrid, selló ayer la ruptura de los pactos de este partido con el PSOE tras las elecciones municipales de 1983 y su paso a la oposición. Esta decisión comunista se debe a que "los incumplimientos de¡ PSOE han dejado los pactos vacíos".

El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Juan Barranco, mostró su asombro ayer por la decisión tomada por el PCE de Madrid de romper los pactos con su partido tras las últimas elecciones municipales de 1983. "Aquí no tenemos problemas ni tensiones. Es un problema externo a la institución y la verdad es que lo siento. Si nosotros no hubiéramos respetado el pacto, en su renuncia Francisco Herrera lo hubiera explicado, pero aquí no hay más motivos que los políticos".Barranco se defiende de las acusaciones hechas al PSOE de "rompepartidos", argumentando que el PCE "quería resolver sus crisis sobre el cadáver del carrillista Adolfo Pastor y nosotros no podíamos darle su cabeza porque es un hombre válido que está realizando un buen trabajo al frente del área de Consumo". "Nuestra voluntad política", añadió, "llegó al ofrecimiento de incluir también a Herrera en el Gabinete de Gobierno, que está formado por nueve miembros. De esa manera admitimos que hubiera un miembro de cada una de las tendencias comunistas cuando sólo tienen cuatro concejales mientras que nosotros, que somos 30 concejales, contamos con siete en la dirección".

Pastor, posible sustituto

El portavoz socialista añadió que el Ayuntamiento estudiará la oferta,de Pastor de asumir también la presidencia de la Junta de Fuencarral, una solicitud que de ser aceptada demuestra, en opinión del portavoz de la oposición, el conservador José María Álvarez del Manzano, que el PSOE "cuenta con débiles elementos personales y precisa de las fuerzas comunistas heterodoxas para gobernar".Sin embargo, todas las fuerzas representadas en el Ayuntamiento de Madrid coinciden en señalar que la ruptura del pacto no es más que una estrategia política del PCE con vistas a las próximas elecciones. "Era impensable", indica un concejal carrillista, "que mantuvieran por más tiempo el pacto con el PSOE tras sus a cuerdos con Ramón Tamames y Alonso Puerta de ir juntos a las elecciones. Ha sido una forma de desmarcarse de la política socialista". Por su parte, Adolfo Pastor, que coincidió en dos reuniones deliberantes y dos reuniones decisorias del Gabinete de Gobierno municipal con Francisco Herrera, insistió en la misma tesis "porque en ningún momento Herrera se mostró en desacuerdo con las decisiones tomadas allí". "Yo creo", añadió, "que se han buscado la excusa de Carmen Roney para romper los pactos y responder a una estrategia electoral a largo plazo". Roney ha sido expulsada del Grupo Comunista del p arlamento regional, controlado por los carrillistas, con el asentimiento de la Mesa de la Asamblea autónoma. Contra esta decisión ha anunciado el PCE que presentará recurso legal.

Acciones contra Espinar

Pedro Díez, secretario general del PCE de Madrid, anunció ayer que su partido emprenderá también acciones judiciales contra el presidente de la Asamblea de Madrid, el socialista Ramón de Espinar, por "presunta prevaricación o abuso de poder en su cargo". Al reiterar las razones de la ruptura del pacto de izquierda con el PSOE en el Ayuntamiento de Madrid y la Asamblea de Madrid, por el que el PCE deja el equipo de Gobierno y pasa a la oposición en el primero, y en la segunda se integra en el Grupo Mixto, Díez culpó al PSOE de la ruptura y de "incidir en la crisis interna del PCE".Pedro Díez precisó: "Si el PSOE nos ha echado una mano, como dice Juan Barranco, ha sido al cuello. Nunca le hemos pedido ayuda, sino que cumplieran con coherencia sus compromisos, cuya legitimidad han vendido por un plato de lentejas".

Pedro Díez afirmó que el PCE seguirá exigiendo al Ayuntamiento de Madrid que nombre los 18 vocales del PCE en las juntas municipales de distrito que les corresponden por el resultado de las elecciones. "El Ayuntamiento no atiende esta exigencia, pero sí firma el nombramiento de vocales que le presentan otros grupos políticos".

Al portavoz de la oposición conservadora en el Ayuntamiento, Álvarez del Manzano, la presencia ahora crítica de los concejales del PCE Francisco Herrera y Mario Noya no le preocupa "porque tenemos muy pocos puntos de contacto", y resume los pactos que se mantienen con los carrillistas Adolfo Pastor y José García Ogalla como algo "inexplicable, porque es un pacto con una fuerza política heterodoxa que representa mínimamente al pueblo de Madrid y no tiene nada que ver con las ofertas electorales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de octubre de 1985

Más información

  • Los dos concejales gerardistas del PCE pasan a la oposición en el Ayuntamiento