Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La visita del presidente norteamericano a España

El PSOE mantiene su ventaja, y Suárez, en tercera posición, supera la barrera del 5%

No sería aventurado afirmar que el logro del acuerdo con la Comunidad Económica Europea (CEE) le ha reportado al partido del Gobierno un aumento de las expectativas de voto. Si las elecciones se celebrasen ahora, el PSOE alcanzaría nuevamente la mayoría absoluta con el 40,6% de los votos.Mientras tanto, los partidos que integran la Coalición Popular apenas ofrecen el 13% de los votos, habiendo perdido casi la mitad desde que se celebraron las últimas elecciones en 1982.

El PCE sostiene aproximada mente el mismo porcentaje de voto (incluso gana 0,6%), aunque ha perdido algunas décimas en los dos últimos años. En cualquier caso, podría afirmarse que, pese a sus graves problemas internos y repetidas secesiones, el bloque comunista conserva su patrimonio electoral casi intacto.

Éste es el caso de los dos gran des partidos nacionalistas, catalán y vasco (CiU y PNV), cuyas expectativas de voto para las próximas elecciones generales podrían dar les aparentemente los mismos resultados que en 1982.

Quien registra un incremento notable es el Centro Democrático y Social, de Adolfo Suárez, que ya sobrepasa la "psicológica barrera" del 5% y supera por primera vez a todos los demás partidos minoritarios, posición que le coloca en este momento como la tercera fuerza electoral del país.

El Partido Reformista Democrático, liderado por Garrigues y Roca, tendría según este sondeo el 2,7% de los votos. Aunque todavía es corta su trayectoria política, el porcentaje alcanzado no es desdeñable.

Por último, queda todavía el 18% de votantes españoles que no sabe o no quiere declarar el partido que votaría en unas próximas elecciones. Dado que el tope alcanzado por el partido del Gobierno es prácticamente imposible de rebasar, cabría la hipótesis de que esta casi quinta parte de votantes indecisos podría ir a parar a los partidos de centro y derecha, distribuido en proporciones de difícil y comprometida estimación.

Es de notar que la franja de indecisos va siendo cada vez más pequeña, según nos vamos acercando a la celebración de elecciones, lo que permitiría augurar para la próxima ocasión una mayor cristalización del electorado en torno a las tres grandes corrientes políticas de izquierda, centro y derecha, conducta que podría parecer lógica y explicable en la cuarta ocasión que los españoles van a ser convocados para elegir las cámaras legislativas.

Dentro del capítulo "otros partidos" aparece el 1,8% de votantes, que se inclinaría por una oferta electoral de "derechas" distinta de las mencionadas; un 4,9% elegiría partidos de izquierda cuya enumeración representaría una larga lista no inferior a la docena.

Entre los partidos regionales cabe citar a Herri Batasuna con el 0,8% de los votos a escala nacional, porcentaje muy similar a los resultados obtenidos en las últimas elecciones. Considerado globalmente, este grupo de "otros partidos" no registra modificaciones.

Al margen de los anteriores porcentajes, calculados siempre a partir del concepto votante, es decir, de los que se declaran en la encuesta dispuestos a ejercer su derecho a votar, están los no votantes, que afirmaron expresamente su intención de no acudir a las urnas. Estos abstencionistas alcanzan el 22,8% de la muestra entrevistada, porcentaje semejante al obtenido en los comicios precedentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de mayo de 1985