Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pretoria revocará algunas leyes segregacionistas, pero asegura que mantendrá el 'apartheid'

Ciudad del Cabo

El Gobierno surafricano anunció ayer que va a revocar las leyes sobre discriminación racial que durante mas de un cuarto de siglo han prohibido las relaciones sexuales y el matrimonio entre blancos y no blancos. Esta decisión ha suscitado tímidas esperanzas sobre el fin del apartheid entre algunos antisegregacionistas, como el obispo anglicano y premio Nobel de la Paz Desmond Tutu, aunque el ministro de Asuntos Interiores, F. W. de Klerk, sostiene que se mantendrá el apartheid en sus vertientes social, educativa y constitucional.

La ley sobre prohibición de los matrimonios mixtos y la sección 16 de la ley sobre la inmoralidad van a ser abolidas dentro de unos meses. Un número no determinado de parejas mixtas se han casado en el extranjero o en secreto en Suráfrica, pero ninguno de estos matrimonios es legal. En los últimos cinco años han sido procesadas 918 personas por violar estas leyes.El grupo de derechos civiles Sash ha acogido la noticia de la revocación de estas leyes como el principio del fin del apartheid, mientras el ultraderechista Partido Conservador, que teme la pérdida de la supremacía blanca, acusa al Gobierno y al Partido Nacional de haber cedido a las presiones de los liberales. El actual Premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, cree que la anunciada revocación no es sino un remiendo al apartheid. "Espero que no puedan derogar sin tener que abrogar todo el sistema", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de abril de 1985