Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Las relaciones entre TVE y la publicidad estática / 1

El gran negocio de las retransmisiones deportivas

Denuncias sobre estrechas vinculaciones entre directivos de la empresa publicitaria Unipublic y mandos de TVE

Gran parte de las retransmisiones de acontecimientos deportivos más importantes que efectúa Televisión Española depende de Unipublic, una empresa privada de publicidad que los organiza, y patrocina previamente. Esta situación concede a Unipublic un monopolio práctico sobre los beneficios de la publicidad estática que se sitúa en los recintos donde se celebran los encuentros definitivos. Uno de los comentaristas que cubre su transmisión ha sido declarado incompatible porque desempeña simultáneamente esta función con el cargo de consejero delegado en la empresa Unipublic.

Las relaciones entre las agencias de publicidad y TVE han planteado desde siempre problemas de procedimiento. Una mínima información, como conocer con antelación la programación de TVE, acarrea un beneficio para la agencia que la posee y una gran desventaja, a la hora de ofertar, para el resto. Directivos de TVE tienen conocimiento desde hace meses de las denuncias realizadas por personal de la casa sobre una presunta estrecha relación entre, la empresa de publicidad Unipublic y el jefe de retransmisiones deportivas, Tomás Zardoya. Destacan la seguridad previa con que actúa esta empresa al conocer los espectáculos que se van a televisar y su ventaja sobre el resto de las empresas publicitarias para ofrecer mejores precios.Ello permite, según dichas denuncias, que Unipublic actúe en el mercado casi en calidad de monopolista. De momento, estas denuncias han originado tibias respuestas por parte de la dirección y del Consejo de Administración de RTVE. Una de ellas fue considerar incompatible al comentarista Antolín García y la segunda, paralizar el proyecto de retransmitir la Regata Transatlántica Española-Ruta del Descubrimiento de América. En ambas acciones salen perjudicados intereses de Unipublic.

El asunto de la publicidad estática y el desasosiego que se provocó entre directivos de RTVE por las estrechas vinculaciones entre TVE y las agencias, con la consiguiente repercusión en la calidad de los programas, se originó con ocasión de la transmisión el pasado mes de junio de la II Regata Vuelta a España de Cruceros y, más recientemente, con la cobertura publicitaria del Campeonato Mundial de Ciclismo.

Poco antes de este campeonato se abrió una polémica porque la superficie de madera del velódromo iba a llevar publicidad. En principio, las autoridades barcelonesas se negaron a ello, entre otras cosas porque iba a a dañar la madera traída desde Camerún, pero al final accedieron a su colocación. En virtud de ello, los espectadores comprobaron hasta la saciedad cómo las bicicletas pasaban una y mil veces sobre dos anuncios grabados en la pista del velódromo. Una vez más, Unipublic tuvo más fuerza que TVE y las autoridades. Preguntado uno de los funcionarios del ayuntamiento de Barcelona por la permisividad ante este abuso publicitario, argumentó que nada podían hacer porque "hasta el presidente de la UCI, Luis Puig, está relacionado con Unipublic", extremo que niegan en la agencia.

Campeonatos de natación

Lo mismo sucedió en los recientes campeonatos de España de natación. TVE transmitía en directo las pruebas; la piscina estaba llena de publicidad, naturalmente de Unipublic, pero tra, jornada, TVE, que ya había recibido denuncias sobre el comportamiento de Unipublic, exigió retirar la publicidad ante la amenaza de suspender la retransmisión. Los organizadores prefirieron seguir con Unipublic antes que continuar con la retransmisión.

Unipublic tiene una presencia tan considerable en las retransmisiones deportivas de TVE, que algunos trabajadores del sector llegan a calificarla de casi monopolio, especialmente en los deportes de ciclismo, baloncesto" gimnasia y fútbol sala, y últimamente en atletismo. El ciclismo es el deporte donde combina su condición de ágencia de publicidad con la de entidad organizadora. Unipublic organiza o controla la publicidad de las pruebas ciclistas más importantes, Vuelta a España, Vuelta a la Comunidad Valenciana, Vuelta a Galicia (de reciente creación), Semana Catalana, Subida a Montjuc, e incluso el recién finalizado Mundial de Ciclismo en Barcelona. Todas ellas han gozado del favor de las cámaras de televisión.

La Volta a Catalunya, que se disputa actualmente, está financiada en parte por la entidad bancaria La Caixa, pero parecía una carrera destinada a su desaparición a pesar de ser una de las clásicas de más prestigio. Unipublic según un organizador de esta prueba, "nos garantizó que este año podríamos tener a las cámaras de TVE". Efectivamente, estas están piresentes, la Volta cuenta con una participación brillante y la edición 1984 queda salvada económicamente. TVE está presente en directo, en las líneas de meta. Otras pruebas, alguna de ellas de gran prestigio, se han encontrado con un trato discriminatorio.

Otras carreras no vinculadas a Unipublic, pero de mayor interés deportivo que la clásica Torrejón-Dyc, como la Vuelta al País Vasco, no gozan de tratamiento televisivo. La última edición de esta prueba la ganó el irlandés Sean Kelly, uno de los mejores corredores del mundo, pero no hubo imágenes en directo. La prueba no la organizaba Unipublic. La Vuelta a la Comunidad Valenciana, en la que sí estuvo Unipublic, contó con televisión en directo y con el comentarista particular de la empresa (Antolín García).

Igual de flagrante es el tratamiento que se da a las pruebas en pista. La de más prestigio en España es 'Las Seis Horas de Euskadi', en el velódromo de Anocta, donde no está Unipublic. TVE no sabe nada de esta prueba. Sí está presente, sin embargo, en 'Los Seis días de Madrid', que organiza Unipublic, y cuyo valor deportivo e incluso de asistencia de público es casi nulo.

Los poderes de la agencia

Un portavoz del equipo ciclista Reynolds manifestó, durante la Vuelta, que "Unipublic podía llegar a ganar más de 200 millones de pesetas, según nuestros cálculos, tal y como organiza la prueba", cifra que algún directivo de TVE eleva a cerca de 300 millones de pesetas.

En el mercado del deporte, Unipublic amplía su campo de acción. Controla casi al 100% el ciclismo, el baloncesto, y está negociando exclusivas con el balorimano, el fútbol sala y el voleibol. Unipublic ha gestionado retranmisiones, en algunos casos las únicas que han existido, de muchos deportes y algunas de ellas de dudosa importancia. Entre otros, Unipublic ha estado en manifestaciones de natación gimnasia, e incluso badminton, cuya federación, recién creada, apenas cuenta con un presupuesto anual de tres millones de pesetas.

La cuota de mercado es tan amplia que entre muchos directivos existe la impresión general de que para buscar la retransmisión hay que ir a Unipublic primero. Este fue el caso de la Federación Española de Fútbol-sala, de reciente creación. Un directivo de la misma reconoció a EL PAÍS que se dirigió directamente a Unipublic con la intención de intentar la retransmisión de la fase final de la Liga Nacional "porque tenemos noticias de las buenas relaciones que tiene con TVE".

Dicha federación encontró un interlocutor efectivo, puesto que TVE retransmitió los dos partidos finales desde Jerez de la Frontera. La federación cobró 800.000 pesetas de Unipublic, la cual se encargó de pagar a TVE el canon correspondiente (un 28,5% de la publicidad, y recibió medio millón) y de gestionar la publicidad. Actualmente, Unipublic negocia con esta Federación la exclusividad sobre la Liga nacional de la presente temporada.

Unipublic también cuenta con la práctica exclusividad en las retransmisiones de baloncesto. La Asociación de Clubes de baloncesto negoció con TVE un paquete de retransmisiones que afectan a 16 encuentros de Liga, los de la Copa del Rey, el torneo asociación, e incluye tres encuentros de la selección nacional. TVE tiene la facultad de elegir los encuentros y la exclusiva publicitaria de ese paquete se ha concedido a Unipublic. El patrocinador oficial de la Liga de baloncesto coincide con el de la Vuelta a España y el del pasado Mundial de ciclismo. Se trata de la Caja Postal, indudablemente, el mejor cliente que posee Unipublic en su cartera. La Caja Postal ha manifestado por escrito, en respuesta a este periódico, que en 1983 realizó una inversión publicitaria en deportes de 100 millones de pesetas, de las que el 60% se destina a ciclismo y el 25% a baloncesto.

Jordi Bertomeu, directivo de la Asociación de Clubes de baloncesto, reconoció que dicha entidad no sostenía ninguna relación directa con la Caja Postal "aún cuando ellos son nuestros patrocinadores, y lo cierto es que reconozco que resulta una irregularidad".

Unipublic es una pequeña empresa privada dedicada preferentemente a la publicidad estática, anuncios sobre soporte fijo, e incluso a la organización de acontecimientos deportivos. La sociedad se creó en 1975. Su consejero delegado y director general es Enrique Franco Álvarez, socio mayoritario; y el secretario, su hermano Eduardo; presidente Luis Felipe Sainz de Trapaga y, desde 1977, fue nombrado consejero Antolín García; el otro consejero es Gaspar Llera Villamarín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de septiembre de 1984