El 'grupo de Contadora' propone nuevas fórmulas de conciliación para la región centroamericana

Los cancilleres que forman parte del grupo de Contadora entregaron el viernes a sus colegas centroamericanos una versión corregida del acta para la paz, en la que se recogen las observaciones presentadas por cada Gobierno de la región al texto primitivo y se proponen fórmulas de conciliación para aquellas cuestiones en las que persisten todavía posiciones divergentes. Dada la brevedad de esta última consulta, que empezó con nueve horas de retraso para finalizar a las diez de la noche, no hubo posibilidades de entrar en un debate de fondo.

Podría decirse que esta última conferencia de cancilleres estuvo dedicada básicamente a reivindicar el papel de Contadora como promotor de la paz en Centroamérica, después de las severas críticas a su gestión planteadas por el presidente costarricense, Luis Alberto Monge. Todos los protagonistas han terminado por admitir que la Organización de Estados Americanos, (OEA) no es una alternativa viable en las circunstancias actuales.El comunicado emitido al término de la reunión pone de relieve que el proceso de diálogo ha permitido logros significativos, al haber impedido el agravamiento del conflicto regional y haber conseguido al mismo tiempo avances significativos en la negociación diplomática.

El documento señala, no obstante, que aún subsisten profundas discrepancias sobre todo en materia de seguridad. El avance corresponde a los propios países centroamericanos. EI grupo de Contadora trata de decir a los gobiernos del itsmo que el éxito o fracaso de estas gestiones dependen sólo de ellos mismos.

La nota oficial expresa que en materia política los cinco gobiernos de América Central reconocen que "los compromisos para vigorizar las instituciones democráticas constituyen un factor primordial para la paz". El Gobierno nicaragüense no pone obstáculos serios a proposicion es genéricas de esta naturaleza, pero se niega a entrar en un capítulo normativo como pretenden algunos de sus vecinos.

Por lo que se refiere al paquete económico y social se ha decidido reforzar,el papel que habrán de desempeñar en el futuro las instituciones comunitarias de Centroamérica, que pueden adquirir un papel relevante tras la reunión que va a celebrarse en San José, los días 28 y 29 de septiembre, con asistencia de los diez cancilleres de la Comunidad Económica Europea, los de España y Portugal, los del grupo de Contadora y los cinco centroamericanos.

En la reunión de Panamá se avanzó en la posición común que va a presentar la región ante sus interlocutores europeos. Por todos los medios se trata de impedir que la conferencia de San José sea un simple acontecimiento político, para darle una continuidad probablemente anual. El grupo de Contadora entiende que Europa puede jugar un importante papel para reequilibrar en Centroamérica la influencia de las dos superpotencias.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Al término de la conferencia los cuatro cancilleres de Contadora entregaron una carta dirigida a los cinco presidentes centroamericanos, urgiéndoles a suscribir los compropusos jurídicos que contiene el acta para la paz. Después de subrayar los avances logrados, señalan que aún subsisten graves problemas en el área: agresiones armadas, incidentes fronterizos, acciones de desentabilización contra otros gobiernos, elevado nivel de armamentismo y presencia de numerosos asesores militares extranjeros.

"Creemos que es indispensable", dice la carta, "que los gobiernos del área suscriban cuanto antes los compromisos jurídicos contenidos en el acta de Contadora y se manifiesten de manera inequívoca en favor de la sustitución de la fuerza por la negociación política".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS