Una disputa entre guardias civiles y policías permite huir a dos contrabandistas

Una disputa entre guardias civiles y miembros del Cuerpo Superior de Policía sobre quién era competente en un servicio impidió la detención de tres contrabandistas que transportaban en una lancha 500 kilos de hachís.Las direcciones de la Guardia Civil y de la policía han abierto una investigación sobre este incidente, ocurrido en la noche del pasado domingo en la playa de La Línea de la Concepción, en la provincia de Cádiz.

Según fuentes policiales, que han denunciado este hecho como un exponente de la mala coordinación entre las fuerzas de seguridad, miembros del Grupo Especial de Estupefacientes de la Policía Judicial poseían información confidencial sobre la llegada de una lancha con contrabando. Montado el servicio en un vehículo camuflado, éste fue interceptado por un coche patrulla de la Guardia Civil, que obligó a los policías a identificarse y a facilitar información sobre el servicio que estaban realizando.

Poco después llegó al mismo lugar en que los policías aguardaban a los contrabandistas una caravana de siete vehículos pertenecientes a la Guardia Civil. A partir de ese momento se produjo una disputa entre los componentes de uno y otro cuerpo sobre la titularidad de las competencias en materia de contrabando. Mientras tanto se acercó a tierra la lancha esperada; sus tripulantes, alertados por los gritos de "¡Alto, la Guardia Civil!" y los disparos efectuados por un miembro de este cuerpo, lograron huir, salvo uno, que fue detenido tras arrojarse al agua.

El incidente finalizó al día siguiente, en un bar, al llegar a las manos un sargento de la Guardia Civil y un policía. Página 13

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS