Israel y Egipto serán los principales beneficiarios de la ayuda exterior de Estados Unidos para el próximo año

Los países de Oriente Próximo, particularmente Israel y Egipto, junto a los del área centroamericana, serán los principales beneficiarios de la ayuda exterior norteamericana, que el presidente Ronald Reagan incluye en el presupuesto de EE UU para el año fiscal 1985, que ayer envió al Congreso para su aprobación.

En relación con España, el presupuesto incluye una partida de 415 millones de dólares (66.400 millones de pesetas), de los cuales, 400 millones serán en forma de créditos para la adquisición de material militar; otros 12 millones, de soporte económico, y los tres millones restantes, para formación y maniobras militares.Las cifras que obtiene España de EE UU en virtud del nuevo Convenio de Amistad, Defensa y Cooperación son idénticas a las del presente ejercicio. Cabe recordar que en el caso de España -país que, por su nivel de desarrollo, no entra en los criterios de donaciones-, EE UU cede sólo una línea de créditos, cuyos índices de intereses son prácticamente idénticos a los aplicados por los bancos comerciales.

En términos globales presupuesto, los demócratas se oponen al alto déficit presupuestario, de 180.000 millones de dólares, debido en gran parte al incremento del 13% en el sector de la defensa, que representa un gasto de 305.000 millones de dólares, entre el total de 925.000 millones de dólares del presupuesto para 1985.

En el capítulo de relaciones exteriores, el presupuesto propone destinar 15.207 millones de dólares en ayuda económica y militar a los países aliados de EE UU con especial énfasis en aquellos Gobiernos que mantienen buenas relaciones con la Administración Reagan. Del total de ayuda exterior, el 60% va en forma de ayuda económica (9.000 millones de dólares), y el 40%, para ayuda militar (6.207 millones de dólares).

Para Centroamérica, el presupuesto de Reagan propone destinar 2.800 millones de dólares en los próximos cuatro años (750 millones para el año fiscal 1985), siendo los principales receptores los Gobiernos de El Salvador, Honduras y Guatemala.

Con el incremento en las propuestas de ayuda económica y militar para Centroamérica, la Administración Reagan refleja la aplicación de las recomendaciones de la comisión Kissinger, que hace unas semanas solicitó un fondo de ayuda económica para Centroamérica del orden de los 8.000 millones de dólares para los próximos cinco años. En una política de equilibrio estratégico hacia la zona del próximo Oriente, la Administración Reagan propone ayuda económico-militar por valor de 2.250 millones de dólares a Israel, junto a otros 2.170 millones para Egipto. En ambos casos, la Administración concede gran parte en forma de donaciones.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Para los países miembros de la OTAN (incluido el caso de España), la línea de créditos sigue en idénticas proporciones al pasado ejercicio, destacando, en el caso del flanco sur de la Alianza Atlántica, la concesión de ayudas y donaciones a Portugal (208 millones de dólares), Grecia (502 millones de dólares) y Turquía (934 millones de dólares).

En definitiva, sobre todo en los apartados para Centroamérica y Próximo Oriente, la Administración Reagan es consecuente con la política aplicada en los últimos meses, de mayor intervención en ambas zonas del mundo.

En Centroamérica, con la continuidad de las operaciones de la CIA en apoyo de la guerrilla antisandinista que intenta derrocar al Gobierno de Nicaragua, con la construcción de bases militares estadounidenses en Honduras y el refuerzo de los ejércitos de El Salvador y Guntemala.Respecto al Próximo Oriente, la Administración Reagan continúa su línea tradicional de apoyo militar a Israel e incrementa el concedido a Egipto, en pro de una diplomacia de estrechar vínculos con dos países aliados que, desde un punto de vista de estrategia militar, podrían ser de vital interés para Estados Unidos en caso de conflicto bélico en la zona del golfo Pérsico.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS