Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Coalición Popular aboga por desterrar la intolerancia política

Las referencias al derecho a la vida, a la convivencia y a la libre empresa, la necesidad de frenar el empobrecimiento económico del País Vasco y la exigencia de desterrar la intolerancia política constituyen los ejes del discurso de la Coalición Popular ante las próximas elecciones autonómicas vascas. Jaime Mayor Oreja, Florencio Aróstegui y Pedro Morales Moya encabezan las candidaturas que este partido presenta en Guipúzcoa, Vizcaya y Álava, respectivamente, bajo el eslogan "Ante todo, unidos".En el acto de presentación de las candidaturas de la Coalición Popular, celebrado ayer en San Sebastián, Jaime Mayor Oreja, candidato a lendakari, asoció reiteradamente los términos centro-derecha y Coalición Popular, intercalando alusiones al liberalismo y foralismo vascos, "cuyas tradiciones", dijo, "pretendemos recoger porque con ellos han coincidido históricamente los períodos de prosperidad". Los candidatos y dirigentes de la Coalición Popular no prestaron ninguna trascendencia al conflicto interno surgido en Guipúzcoa hace ya semanas, conflicto que culminó con la dimisión de varios miembros de la ejecutiva provincial de AP, que rechazaron la nominación de Jaime Mayor Oreja como cabeza de lista por Guipúzcoa y aspirante a lendakari.

Acuerdo Fraga-Oreja

Los dimitidos, que representan al sector innovador de Alianza Popular y a los que se asigna el mérito de haber dinamizado al partido en Guipúzcoa, sostienen que la designación de Jaime Mayor Oreja como primero de la lista por Guipúzcoa es fruto del acuerdo al que habrían llegado Manuel Fraga y Marcelino Oreja. Florencio Arástegui, cabeza de lista por Vizcaya, atribuyó a Coalición Popular un vasquismo "no excluyente y empobrecedor, como el del PNV", que le diferencia también del PSE-PSOE, "partido", dijo, "que no ha entendido qué es lo vasco y que en los últimos años viene dando bandazos". Pedro Morales, primer candidato por Álava, abogó por la existencia de un clima de respeto que permita la convivencia de las culturas resultantes del euskera y el castellano, y recalcó que es la sociedad de libre empresa la que puede generar puestos de trabajo y bienestar social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de febrero de 1984

Más información

  • "Ante todo, unidos", eslogan de la derecha