Destruido el primer asentemiento urbano de Málaga

La Junta de Andalucía ha ordenado la apertura de un expediente para depurar Ias responsabilidades que pudiesen existir en la actuación del Ayuntamiento de Málaga y sus funcionarios de urbanismo en torno a la destrucción por una máquina excavadora de un yacimiento de cuatro mil años de antigüedad, correspondiente al primer asentamiento urbano de la historia de la ciudad. El ayuntamiento concedió la licencia para una obra menor, pese a tener catalogada la zona como yacimiento a proteger.El incidente viene a poner de relieve una vez más la situación gravísima en que se encuentra el patrimonio arqueológico andaluz mientras el consejero de Cultura de esta comunidad autónoma, Rafael Román, lamenta una vez más el retraso en el traspaso de competencias, cuyas negociaciones se cerraron a finales de 1983.

El yacimiento en cuestión, ubicado en un cerro de la zona calcolítica de San Telmo, en el lugar conocido como los Baños del Carmen, representa una riqueza histórica incalculable, ya que era el primer asentamiento urbano conocido en Málaga, y las autoridades estiman, que ha quedado totalmente destruido por la acción de una pala exeavadora en el transcurso de una obra menor de explanación y rnovimiento de tierras, para la que el Ayuntamiento malagueño había concedido licencia, a pesar de que el yacimiento figura en el Plan General de Ordenación Urbana dentro del tipo 1, es decir digno de la máxima protección legal posible. ".El ayuntamiento, que ordenó la paralización inmediata de las obras, asegura que la destrucción del yacimiento es sólo parcial, mieritras en la Consejería de Cultura replican que "esta huella del pasado se ha perdido por completo".

Hasta el actual percance, el yacimiento de San Telmo sólo había sido objeto de una prospección de superficie, en la que se encontraron fondos de cabañas dentro de una estructura amurallada, material lítico, óseo y cerámico, destacando las cerámicas de tonalidades rojizas, cuencas de pequeño tamaño y cuchillos, según informa José Antonio Frías.

En octubre de 1983, el Servicio Provincial de Arqueología dirigió una circular a todos los ayuntamientos malagueños recordando la vigencia de la ley de protección de 1911 y los decretos subsiguientes y pidiendo la máxima represión de la detección de metales en estos lugares por aficionados y profesionales del saqueo.

Una situación gravísima

Pero el caso de Málaga no es raro en Andalucía. "Nunca hemos ocultado que la situación arqueológica de Andalucía es gravísima", confesaba ayer el consejero de Cultura del Gobierno autónomo, afael Román, según el cual la inmensa mayoría de los yacimientos se encuentran sin vallar, sometidos a la acción de los detectores y a un tráfico clandestino sin apenas límites. Se calcula que alrededor de 150 yacimientos de gran valor patrimonial debían ser objeto de forma inmediata de una protección especialmente intensa.Para Román es incomprensible, en este sentido, la situación de las transferencias del Ministerio de Cultura a la Junta de Andalucía, ya que las negociaciones entre las partes culminaron con éxito en los últimos días de diciembre pasado, pero el caso es que el decreto correspondiente no ha sido aprobado por el Consejo de Ministros ni, por tanto, publicado en el Boletín Oficial del Estado, momento éste en que entraría en vigor, "y vemos con inquietud cómo se han publicado ya los decretos en favor de otras comunidades que se mostraron más dóciles durante las negociaciones".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS