Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD

Expertos mundiales en hematología expresan en un congreso su impotencia ante el SIDA

Una veintena de especialistas en hematología de todo el mando se reunieron la tarde del miércoles en Barcelona para analizar la incidencia del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) en el tratamiento de los hemofílicos. En la reunión se llegó a la conclusión de que, a pesar del riesgo evidente de que los enfermos hemofílicos puedan contraer el síndrome de inmunodeficiencia adquirida a través de las trasfusiones de plasma a las que son sometidos periódicamente, deben continuar los tratamientos, aunque extremando, las precauciones. Más de 3.000 personas son víctimas del SIDA.

A pesar de los esfuerzos científicos realizados desde que se comprobó el alto riesgo que tenían los hemofílicos de contraer la enfermedad, en estos momentos es imposible determinar antes de aplicar el tratamiento o la trasfusión si el plasma es portador o no de la enfermedad. En la reunión se valoraron las consecuencias que sobre estos enfermos podría tener la suspensión del tratamiento. Todos los participantes declararon que habían decidido continuar los tratamientos en el momento en que en sus hospitales se había planteado la alternativa de modo que la conclusión era clara: a pesar del riesgo, los hemofílicos deben ser tratados con los factores VIII o IX de plasma, según cuál sea el carácter de su enfermedad, pues las perspectivas de dominar el síndrome de inmunodeficiencia son lejanas y no se puede dejar a los hemofílicos en manos de su enfermedad.El encuentro internacional se desarrolló fuera del programa pero en el marco del séptimo congreso de la Asociación Internacional de Hematología, organizado por su división europea y africana. Los especialistas en hemofilia, responsables de los departamentos de hematología de los principales hospitales de Europa y Estados Unidos principalmente, entre ellos los de las residencias de la seguridad y hospitales generales más importantes de España, constataron que hasta ahora, ninguna aportación científica permite abordar la forma de vencer la extraña enfermedad. El representante de la Residencia García Morato de Sevilla, doctor Giménez, explicó en la reunión la evolución de la enfermedad en los dos hermanos hemofílicos Juan Antonio y Diego de los Reyes Mesa, de 9 y 14 años, que fallecieron en la capital andaluza hace cuatro meses víctimas del síndrome de inmunodeficiencia adquirida.

"En la reunión de hoy se ha demostrado ampliamente que existe una gran confusión en todo el mundo, que sobre esta enfermedad apenas sabemos los síntomas y las consecuencias, pero nada más", declaró el doctor Lou Aledort, del Mounts Sinai Medical Center-Haematology de Nueva York al término de la misma.

Impotencia

"Nadie sabe qué hacer con sus pacientes hemofílicos, qué dosis de tratamiento debe administrarse, con qué frecuencia y qué tipo de productos derivados del plasma para aminorar el riesgo". En la reunión afloró el temor de los especialistas de los países europeos a que la enfermedad pueda extenderse a Europa y afectar muy especialmente a los hemofílicos y otros enfermos que precisen transfusiones de sangre a consecuencia de las importaciones de sangre procedentes de los Estados Unidos, país en el que se detectó la enfermedad en 1981 y en el que ha alcanzado su máxima expansión.

Se calcula que en estos momentos son más de 3.000 los afectados por el síndrome de inmunodeficiencia adquirida. Al principio afectaba sólamente a enfermos homosexuales, pero más tarde se comprobó que también habían contraído el síndrome enfermos hemofílicos e incluso otras personas, entre ellos mujeres y niños. España importa de los Estados Unidos el 30% del plasma que precisa. "En realidad, el riesgo de que la enfermedad se extienda no afecta solamente a España, pues la mayoría de países importan sangre. de Estados Unidos", declaró el doctor Aledort.

Las más recientes investigaciones apuntan a que el origen de la enfermedad es vírico, pero todavía no existe una certeza total sobre su naturaleza. Al respecto, en la reunión intemacional de expertos se tomó con mucho escepticismo la noticia de que se dos investigadores belgas habían logrado fotografiar mediante un microscópio electrónico el virus causante del síndrome.

"La verdad es que en estos momentos" declaró el doctor Aledort, "nadie ha conseguido aislar el virus y detallar su naturaleza, por lo que, como hoy hemos comprobado, las investigaciones realizadas hasta ahora no permiten abordar el problema con optimismo. Más bien al contrario. En estos momentos no hay nada nuevo sobre el origen de la enfermedad ni su naturaleza".

El profesor Aledort, que ha participado en las investigaciones realizadas en Nueva York, reclamó de los gobiernos "el dinero necesario para poder acelerar las investigaciones". En la reunión se puso también de manifiesto la necesidad de crear una comisión internacional de expertos para aunar esfuerzos y dirigir la investigación hacia resultados positivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de septiembre de 1983