Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Un médico que no receta

Soy madre de familia (tengo tres hijos), y quizá por esto tengo que acudir al consultorio médico frecuentemente. Pues bien, hace un año que se jubiló nuestro médico de cabecera y en su lugar han puesto a un médico joven, que habrá estudiado muchos libros, pero que no sabe nada de práctica. Este jovencísimo médico tiene una forma muy particular de realizar su profesión (según me dicen, parecida a otros de las nuevas promociones, lo que ha motivado que le escriba), negándose a dar vitaminas y reconstituyentes a los niños, que desde pequeños vienen tomándolos (¡porque son muy poco comedores!) y gracias a eso han ido creciendo; dice que para el resfriado no hay que tomar nada (y aquí me ve usted soportando el moquillo); se niega a dar pastillas adelgazantes, con lo cual la persona que desee perder kilos no puede hacerlo, y no receta laxantes para el estreñimiento (tan frecuente hoy), recomendando en su lugar tomar vegetales, teniendo que soportar los inconvenientes de este molesto padecimiento.No soy persona que por norma piense mal de la gente, aunque muchas veces está una tentada de hacer caso al refrán "piensa mal y acertarás", pero este nuevo estilo de entender la Medicina creo que tiene que ver con algo que suena a político, que es ahorrar medicinas.

Y como me parece que bastante trabajamos ya y bastante pagamos para tener derecho a una buena asistencia médica, le escribo para ver si la difusión de esta carta puede poner algo de remedio a esta situación. /

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de septiembre de 1983