Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATALUÑA

Descubiertas irregularidades en el camión que vertió cianuro

El camión del que el pasado miércoles cayeron varios bidones conteniendo cianuro sódico en la calle del Radio, de Barcelona, no llevaba las placas indicativas de transporte peligroso y su carga estaba mal acondicionada, según el informe que la Guardia Urbana de Barcelona ha remitido a la Jefatura Provincial de Tráfico. El informe elaborado por los bomberos coincide en estos puntos.Un portavoz de la Guardia Urbana afirmó que los camiones que transportan materias peligrosas deben estar homologados por el Servicio de Industria de la Generalitat. Además, deben poseer un permiso administrativo y llevar en su frontal unas placas anaranjadas, indicativas del transporte que realizan. Los conductores de estos camiones deben haber asistido a un cursillo especial, además de llevar unas instrucciones escritas en las que conste que es lo que deben hacer en caso de accidente.

Un directivo de la empresa ICI España, firma proveedora del cianuro sódico que se derramó, señaló ayer que "el vehículo circulaba correctamente puesto que llevaba las indicaciones gráficas de la peligrosidad del producto transportado". Según la empresa, el conductor había recibido un documento internacional -llamado Frem-Card- en el cual se especifica las medidas a tomar en caso de accidente , al igual que una ficha de seguridad facilitada por la propia empresa.

Según los bomberos, no fueron avisados del accidente hasta dos horas después de que éste ocurriera. Según ICI España, el conductor no llamó a la empresa, aunque una de las personas presuntamente intoxicadas era un trabajador de la empresa "que pasaba por allí por casualidad". El camión no llevaba protección lateral, por lo que los bidones cayeron fácilmente al suelo. El informe de los bomberos asegura que una de las causas del accidente fue "la mala colocación de la carga en el camión". Siete personas fueron ingresadas en el hospital Clínico por haber tenido algún contacto directo con el cianuro sódico, aunque ninguna de ellas llegó a intoxicarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de septiembre de 1983