Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tenis: Open de Estados Unidos

Ivan Lendl arriesga más que Mats Wilander y se convierte en semifinalista

El checo Ivan Lendl venció ayer al sueco Mats Wilander por 6-4, 6-4, 7-6 (7-4) y se clasificó para las semifinales del Open de Estados Unidos. Undi se enfrentará al vencedor del partido entre Yannick Noah y Jimmy Arias. En la madrugada del jueves el norteamericano Bill Scanlon se impuso a Mark Dickson por 3-6, 6-4, 4-6, 6-3 y 7-6 (7-4). Scanlon jugará en semifinales ante Jimmy Connors. Hoy se juegan las semifinales femeninas. La británica Jo Durie frente a la norteamericana Chris Evert Lloyd y Martina Navratilova ante Pam Shriver.

Lendl y Scanlon tuvieron que utilizar su mejor tenis para conseguir la clasificación. Lendl acertó sobre todo en su primer servicio. Para Wilander esa fue la causa de su derrota: "Con un resultado tan ajustado, tiene que haber sólo una leve diferencia entre ambos jugadores. Hoy Lendl ha sacado mejor que yo". El tenista checo esgrimió otra razón para su triunfo: "He sido más agresivo. Me he arriesgado y, aunque he cometido más fallos, también he ganado muchos puntos".Lendl arriesgó desde el primer momento, y así, soltando el brazo sin miedo, rompió el servicio de Wilander en el primer juego. Le bastaría para ganar el set. Wilander dijo dos días atrás: "Quien gane el primer set ganará el partido". Acertó. Wilander no supo cambiar su ritmo. Siempre jugó desde el fondo con bolas liftadas. Cuando subía a la red ganaba muchos puntos de volea, pero lo hacía en muy raras ocasiones. Hubo intercambios de golpes que parecían más propios de la tierra batida. En algunos momentos Lendl y Wilander parecían olvidarse de que estaban jugando en pista rápida.

En el segundo set Wilander perdió su servicio en dos ocasiones, en ambas por cometer el error de lanzar el segundo servicio a la derecha de Lendl. El checo pudo conectar entonces su mejor golpe ante el flojo lanzamiento de Wilander; un drive profundo que cogió descolocado al sueco.

En el tercer set, Wilander estuvo muy cerca de ser el primero en ganar un set a Lend1 en este torneo. No lo consiguió. Llegó al tie-break, pero el mejor servicio de Lendl le, sirvió para ganar por 7-4. Lendl tuvo que soportar a un público que se puso del lado de Wilander. Luego el tenista checo se preguntó en voz alta: "¿Qué puedo hacer para caer bien a los norteamericanos?". Alguien respondió: "Exiliarte de Checoslovaquia". A Lendl no le gustó la respuesta, aunque cada vez parece más seguro que esa idea ronda por su cabeza.

Wilander, que a lo largo de la semana había estado anunciando su eliminación del torneo, explicó ayer que no le faltaba ambición para buscar el triunfo, sino que "todavía tengo que mejorar mucho; subir más a la red y mejorar el primer servicio". Interrogado acerca de los años que necesitaría para ganar en Flushing Meadow, el tenista sueco dijo: `No me importa los años que tarde en ganarlo. Yo sólo quiero jugar bien, lo mejor posible, hacer mi mejor tenis y llegar al máximo".

Bill Scanlon, el hombre que eliminó a McEnroe, necesitó cuatro horas y 13 minutos para ganar a Mark Dickson, y sólo pudo conseguirlo en el tie-break del quinto set, práctica que únicamente se utiliza en este torneo. Scanlon y Dickson se asemejaban a dos gladiadores en la pista de Flushing Meadow, rodeados de 21.000 espectadores excitados y partidistas, que parecían estar dispuestos a colocar el pulgar hacia arriba o hacia abajo según sus preferencias. Ambos jugadores utilizaron al máximo sus fuerzas, que coinciden ser un primer servicio demoledor con una volea ganadora. El tie-break fue espectacular. Fue el momento que más excitó al público. Mark Dickson se puso por delante dos veces, coreado por sus partidarios, pero fue Bill Scanlon el que lanzó la raqueta al aire y alzó los brazos como vencedor. El público les dedicó una ovación de casi cinco minutos.

Hoy se disputan las semifinales femeninas. Chris Evert Lloyd y Martina Navratilova se presentan como las favoritas. Martina, sin embargo, recordará cuando entre en la pista que el año pasado la abandonó llorando cuando perdió precisamente con Pam Shriver. Este año Martina ha perdido tan sólo un partido en nueve meses, pero hoy estará más nerviosa que nunca. Chris Evert Lloyd tampoco lo tiene fácil. Jo Durie es una británica potente y fuerte, difícil de batir en superficies rápidas. Se ha criado en la hierba de Wimbledon. Martina, Chris y Pam se presentan en estas semifinales sin haber perdido un set.

Hoy se jugará asimismo la final de dobles, con la presencia de John McEnroe y Peter Fleming.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de septiembre de 1983