Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desconvocada la huelga de Renfe tras la firma del convenio

Los representantes de los trabajadores y de la dirección de Renfe firmaron a las once de la mañana de ayer el convenio colectivo de 1983, que afecta a más de 70.000 trabajadores. El convenio incluye una subida salarial del 11%, creación de 6.000 nuevos empleos, ampliación de abanico salarial, clasificación de categorías, incrementos en las primas, jornada laboral de cuarenta horas semanales y vigencia de un año. Como consecuencia del acuerdo, el comité, intercentros desconvocó ayer las huelgas solicitadas para los días 4, 11 y 18 de marzo.

El acuerdo, adoptado por unanimidad por los distintos sindicatos con representación sindical en la empresa, ha sido calificado de positivo tanto por UGT como por CC OO, "a pesar de la dureza de las posturas de la dirección y aunque no se recojan todos los puntos planteados en la plataforma". Portavoces de ambas centrales destacaron el mantenimiento del poder adquisitivo y la creación, en los últimos tres convenios, de casi 18.000 nuevos puestos de trabajo.La firma del convenio de Renfe supone, por otra parte, una importante referencia sobre los cauces por los que va a discurrir la negociación colectiva, fundamentalmente en la empresa pública, ya que se trata de la primera empresa del país en número de trabajadores.

Fuentes del sindicato socialista destacaron la mayor participación concedida a los trabajadores, como lo demuestra la creación de una comisión mixta sobre seguridad en la circulación, "a pesar de que la propuesta de una representación igualitaria en el Consejo de Administración no ha sido aceptada".

Una difícil negociación

El acuerdo ha sido conseguido después de más de un mes de negociación y siete reuniones negociadoras, y tras superar una fase de práctica ruptura de las conversaciones que provocó la convocatoria de huelgas el pasado 16 de febrero. La séptima reunión negociadora se inició a las cuatro de la tarde del martes y se prolongó hasta las 6.30 horas de ayer, miércoles, momento en el que se logró el acuerdo. Previamente, hacia las cuatro de la madrugada se produjo un momento de tensión en el comité intercentros, reunido en pleno permanente durante la sesión negociadora, que pudo ser finalmente superado.Nuevamente, antes de la firma hubo diferencias sobre la redacción de algunos puntos del acuerdo, que fueron igualmente solventadas. Comisiones Obreras, aun haciendo constar su posición favorable al acuerdo, planteó en el seno del comité intercentros que, antes de la firma, el texto del convenio fuera sometido a ratificación por la asamblea de trabajadores, moción que fue derrotada en votación.

El incremento salarial pactado es de un 11% en todos los conceptos salariales fijos, lo que representa el punto medio entre la propuesta inicial de los trabajadores (13%) y la oferta primera de la empresa (9%). Asimismo, el convenio recoge un nuevo sistema de primas a partir de abril de 1983 en estaciones, obras e instalaciones, además de aumentos del 11% en la prima mínima, del 5% en la de conducción y del 8% en el resto de los sistemas. La cláusula de revisión salarial coincide con lo estipulado en el Acuerdo Interconfederal, con efectos a partir de septiembre.

La subida salarial media, teniendo en cuenta la ampliación del abanico y la clasificación de categorías, superará, según fuentes sindicales, el 12%.

También, en lo que respecta a nuevas contrataciones, el acuerdo quedó establecido en una postura intermedia sobre las posiciones de partida de ambas partes. El convenio recoge la creación de 6.000 nuevos empleos a lo largo de este año y durante el primer trimestre de 1984 -la empresa ofreció 2.300, que posteriormente subió a 4.000, y el comité pidió 10.000, que en la última sesión rebajó a 8.000-. Tanto CC OO como UGT han resaltado la importancia de la creación de una comisión mixta que establezca las necesidades reales de plantilla en Renfe, lo que abre la puerta, si así se demuestra su pertinencia, a nuevos ingresos, en opinión de los representantes de las centrales con representación mayoritaria.

En cuanto al tema de jornada -otro de los puntos de fricción a lo largo de las negociaciones-, el acuerdo establece la implantación de la jornada anual recogida en el Acuerdo Interconfederal (1.826 horas y 27 minutos), que una comisión mixta se encargará de poner en práctica a lo largo de 1983, dividida en cinco días de trabajo y dos de descanso a la semana. La petición de los representantes de los trabajadores de que los dos días de descanso fuesen consecutivos no ha quedado, sin embargo, expresamente recogida en el convenio.

La empresa no aceptó la reivindicación sindical de asumir el compromiso de reducir sensiblemente la la jornada semanal de 72 horas a las que, de acuerdo al decreto 1.095, están obligados alrededor de 7.000 trabajadores, concretamente empleados de estaciones de tráfico reducido y el personal de guardería de pasos a nivel. La petición de la parte social consistía en que, en la práctica, la jornada de este colectivo no superara nunca las sesenta horas semanales.

Jubilación a los 64 años

El convenio recoge la jubilación obligatoria a los 64 años y voluntaria desde los 55, aunque en este segundo supuesto se aplicarán coeficientes reductores según la edad del trabajador. Otros puntos significativos del actual convenio de Renfe se refieren a abanico salarial y clasificación de categorías.El abanico salarial de Renfe era extremadamente reducido (de 1 a 1,4), y desde hace dos años se ha inciado su corrección progresiva con diferencias del 6% entre cada nivel. Su ampliación hasta el nivel 4 -quedan todavía los niveles 3 y 2 por ajustar-, con efectos desde el 1 de abril, supone unos mil millones de pesetas, al margen de la subida salarial, y podrán ser financiados gracias a la congelación de los gastos fluctuantes.

Asimismo, con efectos desde el 1 enero de este año, entra en vigor la clasificación de determinadas categorías, y el resto se llevará a cabo a partir de octubre. Se culmina en este acuerdo la clasificación de categorías, iniciada hace años y que supone una mejora económica para los trabajadores afectados. Por último, se mejoran algunos capítulos de la reglamentación de faltas y sanciones.

Entre los puntos de la plataforma sindical que no han quedado recogidos en el convenio figuran la petición de que los trabajadores estén representados al 50% en el consejo de administración de la compania y la integración inmediata en Renfe de Ferrocarriles Españoles de Vía Estrecha (FEVE).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de marzo de 1983

Más información

  • El acuerdo recoge un 11% de subida salarial, jornada semanal de 40 horas y creación de 6.000 nuevos empleos