Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Büchner, lbsen y Ruibal se incorporan a la cartelera teatral madrileña

La cartelera teatral de Madrid incorpora esta semana tres nuevos espectáculos, que corresponden a distintas dramaturgias. El teatro municipal Español inauguró anoche el ciclo Escena insólita, con El correo de Hessen, de Georg Büchner y Ludwig Weidig; el Bellas Artes estrena hoy Casa de muñecas, de Henrik lbsen, en una versión de Ana Diosdado, y mañana, el Teatro Itinerante de Puerto Rico, de Nueva York, presenta en el María Guerrero el montaje de El hombre y la mosca, de José Ruibal.

Emilio Gutiérrez Caba es el único intérprete de la obra El correo de Hessen, un manifiesto de Georg Büchner y Ludwig Weidig representado anoche en un espacio escénico formado por todo el patio de butacas del teatro Español, que para este montaje queda reducido su aforo a 250 espectadores. Con esta obra se inaugura un ciclo titulado Escena insólita, con la representación, en funciones de noche, de textos no específicamente escritos para la escena, en un espacio escénico que facilite la comunicación del espectador con la obra.José Carlos Plaza es el director de El correo de Hessen, un texto que "despertó en mí sentimientos que creía dormidos, emociones por las que había pasado como algo ya sabido, que había rechazado por manidas, y de repente me di cuenta de que la ternura y el amor forman base de la ideología, de los conceptos políticos, de cualquier cambio". La dramaturgia presenta a Büchner antes de morir, con su fatalismo, desesperanza e impotencia, y al joven escritor identificado con el texto de El correo de Hessen, el Büchner de la pasión, la fuerza, el grito y la rebeldía, según señala el director.

"Hemos querido", dice Plaza, "acercarnos a su autor, a su época y sus circunstancias. Aunque son aparentemente lejanas, la raíz del texto, escrito trece años antes del Manifiesto Comunista, está en todo ser humano, y su canto de amor perdura en muchos de nosotros, o al menos debía perdurar".

La compañía Alcava estrena esta noche Casa de muñecas, un drama del escritor noruego Henrik lbsen, en versión de Ana Diosdado y dirección es cénica de José María Morera, con escenografia de Gustavo Torner, interpretado por Amparo Baró, José María Pou, Ana María Barbany, Ricardo Turnidor, Joaquín, Kremel y Asunción Balaguer. El montaje de José María Morera respeta los valores de la obra, ya que, según el director, se prescinde de las grandes novedades escénicas "para contar la obra tal como la hemos sentido siempre. Todo tiene un valor en la obra, y ese valor, a través de nuestra propia interpretación, es lo que hemos respetado".

El Teatro Itinerante de Puerto Rico, tras estrenar el año pasado El hombre y la mosca, de José Ruibal, en Nueva York y otras ciudades norteamericanas, presenta mañana el mismo montaje, dirigido por Jack Gelber, en el María Guerrero, del Centro Dramático Nacional.

La fundadora del teatro, Miriam Colón, declaró a Efe a su llegada a Madrid, el interés por los dramaturgos españoles, "ya que los temas que tratan son importantes para nosotros, como la esperanza del hombre, la injusticia, su ira contra el aplastamiento del hombre y la libertad, el abuso del poder". La obra de Ruibal trata la permanencia en el poder. Otra compañía del teatro acaba de estrenar en Nueva York Inquisición, de Arrabal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de febrero de 1983