Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las repercusiones para ENASA de la crisis de IH

El futuro de Pegaso

ENASA-Pegaso tiene tres líneas principales de actuación. Una de ellas, la que se refiere a la producción de camiones, representa la mitad de su facturación. Las otras dos, la de vehículos militares y la de autobuses de pasajeros, se reparten en igualdad la otra mitad.En la de vehículos militares, la reciente aprobación del presupuesto para dotación de las Fuerzas Armadas parece asegurar su futuro a corto plazo, porque la competencia de Santa Bárbara no es demasiado fuerte. Su problema llegará con la posible entrada de España en la OTAN, porque la competencia internacional será más dura. Hasta entonces, Pegaso debe desarrollar sus proyectos actuales y mejorar los productos que ya tiene en un intento de alcanzar un nivel interesante de competitividad.

En la de los autobuses de pasajeros, la participación en el mercado español de Pegaso es del orden del 95%. La posible normativa sobre rejuvenecimiento del viejo parque actual español y la política de adquisición de autobuses por parte de algunos ayuntamientos supondrá para Pegaso un orden de pedidos que, unido a un acuerdo con un carrocero alemán occidental, garantice su futuro y su competitividad. Ninguna de estas dos actividades se verá afectada por la ruptura con IH, porque su marcha era independiente a la de International Harvester.

Finalmente, en la rama de los camiones, la más importante, la ruptura con IH deja sin efecto un acuerdo que se presumía bueno y probablemente el único posible. A partir de ahora, descartada como inviable la solución autárquica pura, el futuro de Pegaso pasa por la firma de acuerdos parciales sobre fabricación, de componentes con otras empresas del sector -similar al recientemente firmado con ZF- o con uno más global con alguna de características similares a las de Pegaso. MAN podría ser el próximo objetivo español. Difícil objetivo, pero para el que, en cualquier caso, Pegaso es ahora más presentable de lo que era.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de mayo de 1982