Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El juicio del 23-F

El defensor de Tejero trata de demostrar que éste actuó por orden superior

El protagonismo de la octava jornada del juicio contra los 33 procesados por la rebelión militar del 23 de febrero correspondió a la defensa del teniente coronel Tejero. Angel López Montero solicitó de la presidencia de la sala que fuera leída una amplia serie de testimonios de jefes y oficiales destinados en Valencia o en la División Acorazada, con el fin de demostrar que su defendido, Antonio Tejero, ejecutó la toma del Congreso por encargo de más altos militares.Al menos quedó patente en la sala que desde las 8 horas del día 23 de febrero se elaboraban en Valencia los preparativos logísticos y tácticos que derivarían en la toma de la ciudad, y apenas pasadas las 17 horas, cuando todavía el Congreso no había sido tomado, un jefe de la DAC informaba que se había prohibido la salida de los soldados, por lo que no habría problemas para tener a la unidad disponible ante los, hechos que se anunciaban para las horas inmediatas.

El teniente general Milans es la persona más directamente responsabilizada de la fase conspiratoria, a tenor de los testimonios leidos ayer. Hoy se suspende la vista, que se reanuda mafíana jueves.

Páginas 11 a 15

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de marzo de 1982