Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nacionalistas, marginados de la nueva ejecutiva del PSOE valenciano

El tercer congreso del Partido Socialista del País Valenciano (PSPVPSOE) finalizó ayer en Benicasim (Castellón), pasadas las dos de la madrugada, con la elección de una nueva ejecutiva, cuya novedad más importante es la eliminación de los nacionalistas pertenecientes al sector encabezado por el senador Alfons Cucó al haber sido vetados por algunos sectores del aparato. Joan Lerma continúa como secretario general con una ejecutiva en la que hay miembros de Izquierda Socialista, antes ausentes, y algunos nacionalistas de diversa procedencia, junto a la mayoría oficialista.

La lista triunfante obtuvo porcentajes de votación entre el 75% y el 81%. El congreso, al que asistieron 318 delegados en representación de 15.748 militantes, fue cerrado con una breve intervención de la secretaria federal de organización del PSOE, Carmen García Bloise.Los nacionalistas, que contaban con cuatro nombres en la ejecutiva saliente, entre ellos el del propio Cucó, presentaron una lista alternativa que recogió porcentajes entre el 14 % y el 16%. Tanto este sector como Izquierda Socialista -encabeza por el diputado Manuel Sánchez Ayuso y el concejal de Valencia Vicent Garcés- habían mantenido negociaciones con los partidarios de Lerma para conseguir una ejecutiva de integración que habría permitido un apoyo casi unánime.

Las negociaciones se rompieron con los nacionalistas en la tarde del domingo tras algunos enfrentamientos de estos con los oficialistas, cuando parecía asegurado que cada una de las dos corrientes minoritarias tendría tres miembros en el conjunto de la ejecutiva y la representación en el comité federal. La nueva ejecutiva incluye tres destacados miembros de Izquierda Socialista, entre ellos Sánchez Ayuso, y además un cuarto representante de esta corriente formará parte de la representación en el comité federal.

Aunque Lerma considera que la nueva ejecutiva no cambiará sustancialmente la política valenciana del PSOE, lo cierto es que la ponencia política aprobada en el congreso define al País Valenciano como "una comunidad invertebrada", frente al aserto, contenido en las resoluciones del anterior congreso, de que el País Valenciano sufre una situación de opresión nacional".

Definición polémica

Durante el debate en pleno de la ponencia política, defendida por el consejero de Trabajo del consejo preautonómico, Angel Luna, se registró un enfrentamiento entre éste y el nacionalista Vicent Soler, quien intentaba, a través de un voto particular de su grupo, que se aceptase la definición de "comunidad nacionalmente oprimida". La toma en consideración del voto particular nacionalista fue rechazada con un 58% de votos en contra.El senador Cucó, secretario de Relaciones Políticas de la ejecutiva saliente, manifestó tajantemente a EL PAIS que "el vencedor absoluto de este congreso ha sido Fernando Abril", y añadió que en los últimos tiempos algunos sectores del partido han llevado a cabo "una campaña interna para llegar a este resultado". Con estas palabras se refería a los más veteranos del PSOE valenciano, que tienen gran influencia en Valencia capital, así como a otros grupos vinculados al aparato, todos ellos profundamente refractarios al nacionalismo.

Manuel Sánchez Ayuso manifestó a este periódico: "hemos estado tratando de que todo el mundo estuviese representado, aunque no ha sido posible porque el congreso se conflictivizó mucho. En la nueva ejecutiva, sin embargo, también hay nacionalistas y seremos inflexibles en cuanto al estatuto pactado en Benicasim".

Por su parte, Joan Lerma opina que se trata de una ejecutiva integradora con un gran respaldo de la organización, a pesar de la salida del sector nacionalista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de febrero de 1982

Más información

  • Joan Lerma ha sido reelegido secretario general