Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UCD amenaza con solicitar una auditoría de las cuentas de la Corporación

La Comisión Permanente del Ayuntamiento de Madrid aprobó ayer, con el voto en contra del grupo de UCD, la justificación de los gastos realizados por la Corporación con ocasión de las fiestas de San Isidro del pasado mes de mayo, que han supuesto un 116% de incremento sobre los 55 millones de pesetas presupuestados para festejar al patrono de la capital del Estado. La justificación de estos gastos presentada por el concejal de Cultura, Enrique Moral, en la que, entre otras anomalías, figura una orden de pago de veinticinco millones de pesetas decretada por el alcalde sin que diera cuenta de la misma a la Corporación, dio pie a un amplio debate en el que el grupo centrista sometió a un auténtico ejercicio de acoso y derribo al equipo de gobierno municipal y concluyó con la amenaza de ejercitar la acción pública para exigir que una auditoría o cualquier otra instancia exterior controle las cuentas del Ayuntamiento.

Las cuentas de San Isidro, como en el argot de la Casa de la Villa se conocen ya los gastos ocasionados por las últimas fiestas de San Isidro, venían siendo solicitadas por la oposición desde hace varios meses, y por diversas razones el equipo de gobierno si ha visto impedido de realizar el trámite ayer superado. Tras un primer y moderado escarceo, sin éxito, que perseguía la retirada del expediente presentado por Moral con la justificación de las cuentas, el portavoz de UCD José María Alvarez del Manzano, aseguró que el expediente no es de recibo por la cantidad de anomalías que contiene, al margen de que frente a los 55 millones de pesetas presupuestados originalmente para las fiestas se gastaron finalmente mas de 11 millones.Este incremento en el gasto se financió por una doble vía, según expuso Alvarez del Manzano De una parte, mediante la orden de pago decretada por el alcalde sin dar cuenta a la Corporación por importe de veinticinco millones de pesetas, y, de otra, por el ingreso de veintisiete millones de pesetas provenientes de los diversos espectáculos montados para las fiestas.

Mientras tanto, la Corporación ha permanecido al margen de estas operaciones, ya que en ningún momento se la ha dado cuenta del decreto del alcalde ordenando el pago de veinticinco millones de pesetas, ni se ha autorizado a nadie a gastar los veintisiete millones de pesetas, ingresados por el Ayuntamiento los cuales tampoco fueron asignados a la partida genérica de Valores independientes, como es preceptivo, con lo cual se ha incumplido tanto la ley de Régimen Local como la ley genera Presupuestaria", dijo Alvarez del Manzano.

Joaquín Leguina, recriminó al portavoz centrista que hiciera uso de una legislación, la de Régimen Local, "que permite, y únicamente esta legislación, porque en otras instancias en las que se administra muchísimo más dinero no es posible, que públicamente se puedan sacar recibos de los taxis, en un alarde de demagogia. Pero no se pasen, señores del centro. No es conveniente discutir en un foro público si la factura de un cantante es o no correcta".

Alvarez del Manzano negó que su grupo hiciera demagogia, al tratar de justificar las cuentas de un dinero público". "No se vayan por las ramas de lo bonitas que son las fiestas y expliquen por qué el alcalde ordena el pago de veinticinco millones de pesetas sin informar a la Corporación y por qué Cultura se gasta veintisiete millones ingresados por el Ayuntamiento sin contar con nadie. A eso todavía no me han respondido".

Limitado ya a la mímica para expresarse el concejal de Hacienda, el de Cultura volvió a la carga y se alargó en exceso en el canto de las excelencias culturales y de convivencia ciudadana que caracterizaron las fiestas de San Isidro.

Alvarez del Manzano agradeció la exposición de Moral y añadió que, pese a ello, "el concejal de Cultura no se ha enterado de nada, porque lo que nosotros queremos saber es por qué el alcalde no dio cuenta de su decreto ordenando pagar los veinticinco millones de pesetas, y por qué no se ingresaron en Valores independientes los veintisiete millones que el Ayuntamiento obtuvo por sus espectáculos. A eso, todavía, nadie ha dado respuesta".

Moral, inasequible al desaliento, pidió nuevamente la palabra, y en un tono enérgico y convincente lamentó que se hubieran sacado de quicio las cosas y se comprometió a reconducir el debate a las pautas de seriedad con las que él había comenzado. Su promesa se redujo, finalmente, a reconocer que podía haber habido algunas irregularidades en la justificación que se presentaba a la Comisión Permanente, pero que, en cualquier caso, serían disculpables por el carácter extraordinario de unas fiestas que se merece el pueblo de Madrid.

Como resumen, sin que nadie diera respuesta a las dos cuestiones planteadas por UCD, el portavoz de este grupo calificó de positivo el debate e insistió en su papel de oposición, negándole al equipo de gobierno capacidad de gestión municipal.

El portavoz socialista, José Barrionuevo, que había permanecido en silencio durante el debate, hizo gala, por último, de una cierta flerna política inusual en sus beligerantes intervenciones y mostró su coincidencia con el portavoz centrista al calificar de positivo el debate "porque ha clarificado", aunque no dijo el qué. Su flema alcanzó niveles de competición cuando aseguró que la obligación de ingresar en Valores independientes los veintisiete millones recaudados por el Ayuntamiento era una interpretación de Alvarez del Manzano, "pero hay otras, como, por ejemplo, que todo lo que no está expresamente prohibido, está autorizado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de diciembre de 1981

Más información

  • Las fiestas de San Isidro costaron un 116% más de lo presupuestado