_
_
_
_
Tribuna:Cuatro años de historia de la CEOE: del mitin empresarial a los próximos Gobiernos / 1
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Carlos Ferrer será reelegido "patrón de patronos"

Joaquín Estefanía

Carlos Ferrer Salat volverá a ser hoy, mediante el voto de los compromisarios a la asamblea general de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), el patrón de patronos español por un último período de tres años. Estatutariamente no podrá volver a ser elegido, por lo que una de sus tareas principales a partir de esa fecha será buscar el tapado que lo sustituya al frente de la cúpula patronal. No hay favoritos para el puesto, en estos momentos.

Los destinos de la CEOE Y de Ferrer Salat van indisolublemente unidos desde aquel septiembre de 1977 que hoy parece la prehistoria. Desde entonces, los hombres de la patronal se acostumbraron a pasarde ser demagogos tribunos en los mítines a presentar sus protestas y sus propuestas documentadas al Gobierno. En la etapa que se inicia hoy deberán dar un salto cualitativo para abordar las futuras elecciones generales de forma comprometida, y, quizá, para defender sus intereses desde el mismo corazón del Gobierno. De ello se habla en los últimos días.Con el cambio de régimen, en 1976 se abrió un proceso de asociacionismo nuevo que también afectaba a los empresarios. Así como los embriones de las centrales sindicales habían surgido de la clandestinidad, las patronales no tenían más referencia que el Consejo Nacional de Empresarios del sindicato vertical. La revolución portuguesa (algunos empresarios debieron escuchar los consejos del general Spínola, en una visita a Salamanca, cuando advirtió a la derecha española de la urgencia de organizarse), las huelgas generales itinerantes que se produjeron con el Gobierno Arias Navarro, de una fuerza inusitada, y el crecimiento en progresión geométrica de los afiliados a CC OO, UGT, etcétera, debieron ser la causa de que un grupo de empresarios decidiera provocar la siguiente alternativa: organizarse en patronal aprovechando los restos del sindicato vertical (opción defendida por Manuel Conde Brandés) o crear organizaciones patronales nuevas siguiendo los clásicos sistemas europeos. Otra alternativa que se discute es la procedencia de unidad o pluralidad de instituciones patronales. Tras varias reuniones, de pocas decenas de empresarios (los únicos entonces con la visión necesaria para comprender el proceso), se llega a las bases de trabajar por organizaciones nuevas, que confluyeran en una sola al margen de las ideologías de los empresarios.

En mayo de 1977 se inscribe en el Registro de Asociaciones la Confederación Empresarial Española (CEE), entre cuyos fines destacan la flexibilidad de plantillas y la reducción de las cuotas empresariales a la Seguridad Social. Un día después se inscribe la Agrupación Empresarial Independiente (AEI), y varios días después se registra asimismo la Confederación General Española de Empresarios (CGEE), en cuyo seno estaban, entre otros, Luis Olarra y Salazar Simpson. En junio se inscribía la histórica patronal catalana Fomento del Trabajo Nacional, y pocos días después, las tres primeras se fusionaban -luego se integrará Fomento a nivel territorial- formando la Confederación Española de Organizaciones Empresariales. La comisión gestora de la nueva patronal estaba formada por Carlos Ferrer, Max Mazim, Félix Mansilla y Agustín Rodríguez Sahagún.

Primera asamblea general

Tras el verano, el 22 de septiembre de 1977, la CEOE celebra su primera asamblea general. Carlos Ferrer queda nombrado presidente provisional por un año. Según datos de la misma patronal, sin duda exagerados, asisten 408 electores, representantes de 89 organizaciones territoriales y sectoriales, que representaban a unas 900.000 empresas, que daban trabajo a diez millones de personas. En su discurso de toma de posesión, Ferrer inicia una crítica al Gobierno que posteriormente prosea uirá con otros métodos: «Desgraciadamente, después de unos principios esperanzadores en el campo político, vemos como las fuerzas políticas, en vez de afrontar con urgencia y con ánimo constructivo la solución de las graves cuestiones económicas que nos aquejan, se entretienen en problemas secundarios y en luchas internas y partidistas, mientras el país se degrada material y psicológicamente».

En aquellos momentos, la CEOE era una cúpula de hombres más o menos representativos, con poca base. Hay dos direcciones en las que trabajar: la más inmediata, llenar de empresarios sus estructuras; la más permanente, conseguir llevar al dinero-poder (el financiero) a su seno, interesarle y hacerle participar. Entre otras cosas, porque son momentos de penuria económica, imprescindibles de superar para crecer.

Para crecer, la patronal arranca a la clase obrera una de sus armas más tradicionales: el mitin, las acciones de masas. Valencia, Zaragoza, Barcelona, Madrid son algunos de los escenarios de esos mítines en los que se llegan a agrupar a 3.000, 8.000, 15.000 empresarios. El de Madrid, por ejemplo, que reúne a más de 15.000 personas, se convoca con carteles murales que sobre una gráfica decreciente, que pretendía representar la caída de beneficios de las empresas, se inscribió el lema: «¡Reaccionemos!». En él intervinieron, además de Ferrer, el líder de los empresarios madrileños, el duro Segurado, y Rodríguez Sahagún, que criticaron con mucha dureza al Gobierno de Adolfo Suárez.

Otra anécdota define el ambiente empresarial de aquellos momentos. Pocas semanas después de que el presidente de Banesto, Aguirre Gonzalo, advirtiese en Estados Unidos, ante un grupo de empresarios americanos, su alarma ante el proceso político español y recomendase negativamente la inversión en nuestro país, se presenta en Nueva York el flamante presidente de la patronal española, quien afirma: «En España está teniendo lugar el mayor ataque al sistema de libre empresa en todo Occidente. El momento es crítico y lo que se haga hoy decidirá el futuro. ¿Queremos un sistema marxista, colectivista, burocratizado o un sistema de libre empresa y libre mercado? Esto es, a fin de cuentas, lo que se decide. Y si pasa la ley de Acción Sindical con las enmiendas hechas en la Comisión, tendremos la colectivización de la empresa española, el control de todas las decisiones de ella por parte de los comités de trabajadores».

En esos meses se plasma la primera muestra efectiva de poder de la organización patronal en la sociedad española. Se produce una remodelación ministerial en el Gobierno a consecuencia de la dimisión del vicepresidente económico, Fuentes Quintana (véase su explicación en EL PAÍS del pasado domingo), en la que cesa el titular de Industria y Energía, Alberto Oliart. El puesto de Oliart es cubierto sorprendente ni ente por Rodríguez Sahagún, punta de lanza de los pequeños empresarios y portavoz hasta entonces de las más duras críticas al Gobierno Suárez y a UCD. Santiago Carrillo, secretario general del PCE, al pedir explicaciones en el Congreso de los Diputados sobre la crisis gubernamental, dirá de Rodríguez Sahagún: «Se ha premiado con un Ministerio sus ataques al Gobierno».

"Halcones" y "profesionalistas"

La campaña de mítines cesa en junio. El verano de 1978 sirve de testigo de toda clase de tensiones que surgen para ver qué persona o que grupo empresarial se hace cargo de la patronal, con carácter definitivo, por tres años más. Lo que en principio era tan sólo el piadoso voluntarismo de unos cuantos empresarios, empezaba a ser una pieza de mucho valor para cualquier correlación de fuerzas. El Gobierno, a través de Abril Martorell, trata de hacer su encaje de bolillos y favorece el desembarco en la CEOE de algunos hombres del Círculo de Empresarios, institucion empresarial de carácter no sindical, pero la operación fracasa, y frente a las elecciones sólo quedan los hombres de la cúpula, divididos esquemáticamente en tres tendencias: los llamados halcones, hipercríticos ante el Gobierno, cuya figura más representativa era entonces la del empresario vasco Luis Olarra. Un año antes, en las primeras elecciones provisionales, Olarra era una clara alternativa a Ferrer, pero sacrificó sus aspiraciones, según sus declaraciones, en aras a la unidad empresarial; en segundo lugar, los llamados profesionalistas, partidarios de desvincular a la CEOE de cualquier proyecto político concreto y de asentarla en la misma línea que sus homólogas europeas. Críticos con el Gobierno, pero sensibles a la idea de que UCD era el partido que más organizadamente enlazaba con los intereses empresariales. Su candidato era el mismo Ferrer; la tercera tendencia, la más gubernamental, estaba auspiciada todavía por el síndrome de Rodríguez Sahagún y defendida por algunos de sus hombres. Con ellos, algunas personas pertenecientes tanto a la CEOE, desde su representatividad, como al Círculo de Empresarios, desde el pago de su cuota voluntaria correspondiente.

El resultado de las elecciones del 25 de septiembre de 1978 fue un ovillo de las tres tendencias, sin que ninguna de ellas quisiera vaciar de contenido y de representatividad a las otras. Esas elecciones supusieron el relanzamiento de Carlos Ferrer y su equipo, a cuyo frente quedará desde entonces el primer ejecutivo de la patronal, su cerebro gris, José María Cuevas, secretario general de la cúpula patronal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_