_
_
_
_

El auge de la joven narrativa marca la apertura del otoño editorial

Se anuncian nuevas novelas de Miguel Delibes, Jorge Semprún, Caballero Bonald y Vargas Llosa

El otoño literario promete ser movido, pues se anuncian nuevas novelas de Miguel Delibes, José Manuel Caballero Bonald, Jorge Semprún y el peruano Mario Vargas Llosa, entre otros. El cubano Heberto Padilla, conocido como poeta disidente del castrismo, publica también una novela que será el libro del otoño, de la serie de Las Cuatro Estaciones. Se advierte también un notable incremento en la producción de narrativa joven, fomentada desde varias empresas editoriales.

Ultima lección, de Félix de Azúa, y El jardín vacío, de Juan José Millás, autor que se estrenó con Carbero son las sombras, y La visión del ahogado (Alfaguara), ambos en Legasa, son dos muestras de la eclosión de joven narrativa que se prevé para este otoño y que estaciones venideras se encargarán de depurar, sedimentar y pulir. La primera novela de Lola Salvador Maldonado, guionista de El crimen de Cuenca, Manita mía, tirabuzones, aparece, en Planeta, enriqueciendo el vigoroso filón de literatura escrita por mujeres, que hace poco se ha empezado a explotar. La mujer malva, de Elena Santiago -Bruguera-; Viajes y flores, de Mercedes Rodoreda -EDHASA-, son otras aportaciones recientes a este fondo. Tres narradores inéditos presentan en la colección de narrativa de La Gaya Ciencia sus novelas o libros de relatos: Julio López Cid, con Puente Sobreira; Eduardo Calvo, con El dueño de la luna, y Gonzalo Fortes, con Historia para un hombre dormido.

Con una novela de espionaje internacional y misterio, La recompensa polaca, inicia su carrera novelística Julián Ibáñez, en la Editorial Debate, mientras el periodista alicantino Enrique Cerdán Tato publica Todos los enanos del mundo, en Laia.

Otro joven escrítor, Jorge G. Aranguren, vuelve en Destino, con En otros parques donde estar ardiendo, y, por último, Bruguera anuncia, para octubre, la aparición de un prometedor novel, Jesús Ferrera, residente hace años en París, con una novela que se desarrolla en la lejana China, Belber Yin.

El retorno de los grandes

El predominio de la narrativa en el panorama literario se refleja también en la línea editorial de las grandes empresas del libro, como Planeta, por ejemplo, que se dispone este otoño a lanzar una campaña gigante de promoción, publicidad en televisión incluida, de tres nuevas obras de otros tantos autores de muy distinto pelaje e indiscutible mérito: Miguel Delibes, Jorge Semprún y José M. Caballero Bonald. Los santos inocentes, Aquel domingo y Toda la noche oyeron pasar pájaros son sus títulos respectivos. En esta editorial sale al mismo tiempo, junto a otras novedades extraliterarias, un tomo más de Ocepánidas, de Eugenlo d'Ors: Gualba, la de las mil voces. De Rafael Dieste, autor de la generación del exilio, recientemente recuperado, Lala publíca en dos volúmenes, y con el subtítulo Revelación y rebelión del teatro, una antología de su obra dramática, que incluye piezas como El circo embrujado, La amazona y los excéntricos o Simbiosis, además de varios ensayos. El alma y el espejo es otra obra de este mismo autor, que publica este otoño Alianza Tres, y en la colección de bolsillo de esta editorial aparece Parte de una historia, de un notable narrador de nuestra literatura, Ignacio Aldecoa.

El tercer volumen de las Obras completas, de Ramón Sender, aparece en Destino, junto a AIbum de radios secretas, del mismo autor, La resaca, de Juan Goytisolo; Vuelta de hoja, de Camilo J. Cela, o Viejas historias de Castilla la vieja, de Miguel Delibes.

Sigue la ofensiva latinoamericana

La guerra del fin del mundo, novela en la que ha trabajado Mario Vargas Llosa los últimos cuatro años, que él mismo define como una «novela de aventura» y que se desarrolla en el marco histórico del fin de siglo y en la geografía brasileña, es posiblemente la novedad latinoamericana más esperada de la temporada. La guerra... saldrá a mediados de octubre, en Seix-Barral, que lanzará previamente las Obras completas, del mexicano Augusto Monterroso, y en rústica, en Plaza & Janés, Las sendas de Oko, un clásico de la literatura china, traducido por Octavio Paz, y un ensayo de José Ferrater, Sobre pintura. Otros reflejos visibles de la última escritura latinoamericana: En mi jardín pastan los héroes, novela del poeta cubano disidente Herberto Padilla, que recrea el clima que vive un Intelectual inmerso en la revolución -libro de otoño de Las Cuatro Estaciones, de Argos-Vergara-; Doña Flory sus dos maridos, del brasileño Jorge Amado, y La caída, de la escritora arpentina Beatriz Guido -ambos en Alianza Tres.

Del escritor peruano José María Arguedas se publica, en Alianza de Bolsillo, Los ríos profundos, y de Severo Sarduy aparece en dos editoriales -EDHASA y Seix-Barral- su obra más conocida, Cobra.

La Editorial Legasa, que empieza a funcionar a partir de este mes en Argentina, lanza, por su parte, con una tirada de 25.000 ejemplares, la novela del argentino Jorge Asís Carne picada, un best seller muy sonado en su país.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_