Aprobada definitivamente la construcción de una pasarela sobre la Castellana

La pasarela que unirá el Palacio de Congresos con el estadio Santiago Bernabéu podrá ser construida a partir del día 1 de enero de 1982 y tendrá que ser desmontada inmediatamente después de que concluya el Campeonato Mundial de Fútbol, según acordó ayer la Comisión Permanente del Ayuntamiento de Madrid.

El coste de la pasarela, unos sesenta millones de pesetas, correrá totalmente a cargo del Comité Organizador, y el Ayuntamiento controlará la publicidad que en ella se coloque. El comité está obligado a colocar el escudo de la ciudad en la pasarela y a instalar cristales antibalas a lo largo de todo el pasillo.Tendrá una longitud de 156 metros, de una anchura de tres metros, con paneles de dos metros de altura en los laterales.

Los portavoces de los tres grupos políticos con representación municipal estuvieron de acuerdo en que la construcción supone una bofetada estética al paseo de la Castellana, pero reconocieron su utilidad para el Mundial de 1982, ya que será utilizada por más de 2.000 periodistas y personalidades desplazadas a Madrid para este acontecimiento deportivo.

Sin embargo, la pasarela no comunicará directamente con la tribuna destinada a los periodistas, ya que ésta se encuentra justamente al frente de la entrada de la pasarela al estadio, solución incómoda, por cuanto hubiera sido mucho más fácil y cómodo para todos reservar a los representantes de los medios informativos la zona situada en la mencionada salida. No obstante, existen, al parecer, dificultades técnicas para ello, y la solución quedará en prolongar la pasarela a través de un pasillo interior que comunique los dos costados del estadio.

Por otra parte, se teme que la prolongación de la Conferencia Europea de Seguridad y Cooperación, que se celebra en el Palacio de Congresos y Exposiciones, pueda dificultar el inicio de las obras de acondicionamiento para el Campeonato Mundial de Fútbol.

El primer teniente de alcalde, Eduardo Mangada, afirmó que todo el Ayuntamiento apoya el trazado de la pasarela, y que están dispuestos a hacer cumplir al Real Comité Organizador todos los compromisos sobre el tema, fundamentalmente los relativos al levantamiento del corredor, una vez concluido el campeonato, y a controlar la publicidad.

En el acuerdo final, el Ayuntamiento ha renunciado a la petición inicial de la colocación de rampas de acceso y al paso de peatones que pretendía colocar bajo la pasarela. Otro proyecto rechazado ha sido la colocación de escaleras mecánicas de acceso, cuyo coste hubiera resultado excesivamente elevado para los organizadores.

El proyecto de construir la pasarela ocasionó una fuerte polémica entre los organizadores del Campeonato y el equipo de gobierno municipal, debido a que este último se mostró reticente a su construcción. Al final, las concesiones hechas por ambas partes han hecho posible la construcción del pasadizo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción