Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El general Prieto intervino en el Congreso para "infundir serenidad"

El general Manuel Prieto hizo de vehículo entre el general Aramburu, director general de la Guardia Civil, y el teniente coronel Tejero para «evitar una catástrofe» y porque «había que infundir serenidad» para ello, según declaró ayer el propio Prieto a Radio Nacional de España.El que fuera general de la Guardia Civil afirmó que tiene el temor de que «una política equivocada dé lugar ahora a algo que no queremos ni deseamos en el futuro», y añadió que «por eso hay que defender al Ejército y a la Guardia Civil».

Según su relato de las gestiones de aquella noche, «afortunadamente, el general Aramburu y sus ayudantes, atendiendo mi sugerencia, accedieron a salir del Congreso, y yo me quedé dentro tratando de hablar con el responsable. No conozco a Tejero, pero mis conocimientos como guardia civil me permitieron entablar unas palabras con algunos de ellos. No conocía a ninguno, pero ellos sí me conocían a mí».

«Hablé varias veces con el teniente coronel Tejero», añade Prieto, «Y le insinué al director general de la Guardia Civil que se fuera de allí, que yo me encargaría de decirle lo que allí pasaba, pues me dejaron entrar y salir varias veces. En las dos o tres primeras horas, yo fui el vehículo entre el general Aramburu y Tejero, y a la inversa». Para el general Prieto, «ahora hay que variar la política gubernamental con respecto al Ejército», porque guardias civiles eran tanto los que estaban dentro del Congreso como los que estaban fuera. En este sentido, Prieto se pregunta qué hubiera pasado si Aramburu se hubiera unido a Tejero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de marzo de 1981