Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Durante la representación

de la obra del que fuera presidente de la República Manuel Azaña La velada en Benicarló, que ofrece desde hace varios meses en el teatro Bellas Artes, de Madrid, el Centro Dramático Nacional, un espectador interrumpió la sesión y gritó: «¡Viva Tejero!». Inmediatamente, otro espectador replicó: «¡Viva la libertad!». Desde el escenario, el actor José Bódalo, que observaba la escena desarrollada en el patio de butacas, interrumpió la representación e inquirió: «¿Puedo seguir?». Una estruendosa ovación fue la respuesta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de marzo de 1981