Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez de León, Reguera y cuatro directivos más abandonan el Atlético

Alfonso Cabeza se quedó con cuatro directivos tras la dimisión presentada ayer por seis de los once que aún le quedaban, y pendiente aún de la incógnita del ex jugador José Eulogio Gárate, que previsiblemente será el séptimo. El Atlético comenzó la temporada con diecinueve. La junta directiva, reunida ayer, emitió asimismo un comunicado en el que protesta por la sanción de un mes impuesta a Alfonso Cabeza, y decidió clausurar el palco del Manzanares hasta que finalice la misma, dentro de un mes, en el partido contra el Zaragoza.

Mientras la unión entre la plantilla de jugadores, técnicos y el propio presidente es clara, desde hace algo más de un mes se habían producido diferencias de criterios en el seno de la directiva. La situación alcanzó su punto más detonante con una carta firmada por los siete directivos que dimitieron ayer, en la que, entre otras cosas, se criticaba la generosidad presidencialista de Cabeza en el tema de las primas.El doctor Cabeza mantiene la teoría de que el club va a ingresar unos 180 millones en partidos de Liga este año, y en su criterio le parece aceptable, y hasta buen negocio, que los jugadores se lleven ochenta. «Lo que no haré», afirmó Cabeza, «es aumentar el déficit de 676 millones que me encontré».

En el transcurso de la reunión de la junta directiva se planteó la disyuntiva de que uno de los dos grupos que se habían formado -siete críticos contra cuatro adictos- debería dejar el club. Obviamente saltaron los siete directivos contrarios a las tesis de Alfonso Cabeza, entre los que se encuentran los ex ministros Sánchez de León y Reguera Guajardo, así como Javier Irastorza, Manuel Herrero, Alvaro García Lomas y Fernando Beltrán. Respecto a la posible dimisión de Gárate, oficialmente se desconocía aún. A la reunión faltaron el propio Gárate, García Lomas y Herrero. Estos dos últimos presentaron su dimisión a través de un telegrama.

Dada la sanción impuesta por el Comité Jurisdiccional de la Federación Española de Fútbol a Alfonso Cabeza, será el vicepresidente de la entidad rojiblanca, Santiago Sánchez Blanco, quien asuma la presidencia momentáneamente, mientras permanecen en el club como directivos Antonio del Hoyo, Pedro Mayrata y Rafael Gil.

Respecto a la decisión adoptada de cerrar el palco del Manzanares mientras dure la sanción, Cabeza afirmó que no se sentará allí nadie, salvo, quizá, «algunos niños pobres». Al presidente del Barcelona, José Luis Núñez, y a sus directivos se les enviarán otro tipo de localidades. El propio Alfonso Cabeza y los cuatro directivos que le permanecen fieles se sentarán en los fondos de las porterías del Manzanares, según cuando ataque el Atlético, es decir, estarán detrás del portero azulgrana Artola durante los noventa minutos, con el consiguiente cambio de posición en el descanso.

El tema del secuestro de Quini fue centro también de análisis en la reunión de ayer. La directiva del Atlético señaló que lamenta y protesta enérgicamente dicho secuestro del jugador azulgrana, a quien consideran un gran profesional y magnífica persona, aunque se va a aguardar a las próximas horas para decidir todo lo relativo a la celebración del encuentro. Para ello, Alfonso Cabeza, o en su defecto el propio Sánchez Blanco, tiene previsto mantener contactos con la Federación Española y con el propio club azulgrana antes de adoptar cualquier decisión en un sentido u otro, como podría ser la suspensión del encuentro.

En caso de celebrarse el partido, cada jugador atlético percibirá medio millón de pesetas por el triunfo, que significaría una ventaja sustancial de cuatro puntos sobre el equipo azulgrana. Por el triunfo logrado en Murcia Alfonso Cabeza premió a sus jugadores con 250.000 pesetas.

Nota de la directiva

La nota de la directiva del club rojiblanco dice lo siguiente:

«1. Ante la sanción impuesta al presidente del club, Alfonso Cabeza, por el Comité Jurisdiccional, se hace constar la más enérgica protesta por la que considera injusta y discriminatoria medida.

2. Consciente esta junta de las posibilidades ciertas existentes ante superiores instancias, renuncia, sin embargo, a cualquier clase de recurso sobre la suspensión, por considerar a este club más perjudicado en la intención que en la forma.

3. En consecuencia, haciendo uso de su derecho a la libertad de representación sin delegaciones impuestas, esta junta adopta a partir de hoy las siguientes medidas: a) No asistir como entidad deportiva a ningún acto público ni privado en los que sea obligada representación delegada. b) Clausurar el palco de honor de nuestro estadio. Estas medidas tienen vigor hasta que Alfonso Cabeza pueda asumir oficialmente la más alta representación de esta entidad, que en su día le fue otorgada por el cuerpo social del club Atlético de Madrid».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de marzo de 1981

Más información

  • Alfonso Cabeza se ha quedado sólo con cuatro dirigentes