ANDALUCIA

El PSOE de Córdoba se considera en "guerra formal" con el PCE

Tras la presentación de un voto de censura por la minoría comunista contra Pedro Galán, alcalde socialista de Adamuz (tres concejales del PSOE, tres del PCA-PCE, tres de UCD y dos de Coalición Democrática), que ha contado con el apoyo de centristas y Coalición Democrática, se reunió el domingo el comité ejecutivo provincial del PSOE, a cuyo término su secretario general, el diputado José Miguel Salinas, dio cuenta del acuerdo adoptado de entender este episodio «como una declaración de guerra formal de los comunistas hacia los socialistas, cuyas consecuencias van a ser imprevisibles».

Añadió que a partir de ahora van a actuar «con un margen mucho mayor de libertad en el tema de los acuerdos municipales que se firmaron para la constitución de los ayuntamientos», calificando a los comunistas de practicar «una política intransigente, sectaria y de deterioro de los soclalistas».El comité provincial del PSOE ha anunciado el estudio puntual de las medidas que van a tomar en los distintos ayuntamientos, tanto en los que poseen mayoría «ejercitándose por el alcalde la potestad de sustituir a los tenientes de: alcalde y delegados de servicios», como en aquellos otros donde los socialistas son minoría.

Ernesto Caballero, secretario del comité provincial del PCA-PCE, ha calificado los acuerdos socialistas y las declaraciones de José Miguel Salinas como «faltos de reflexión seria». «No se puede hablar en ese tono», afirmó, «ya que una guerra, como la anunciada por los socialistas, ni beneficia al PSOE ni al PCA. Nosotros no queremos enfrentamientos entre ambos partidos. En la moción de censura contra el alcalde de Adamuz», según el responsable del partido comunista, «sólo realizamos la crítica y el distanciamiento de una política antidemocrática y unipersonal de un señor. No creemos que la figura de este pequeño dictador refleje la política del PSOE».

Según Ernesto Caballero, los comunistas ofrecieron aplazar el voto de censura, siempre que se modificara el comportamiento de Pedro Galán y se negociara una política conjunta para el pueblo, «ofrecimiento rechazado por los socialistas».

Las consecuencias de esta anunciada guerra pueden afectar a las alcaldías de la capital y a las de Castro del Río, La Ramblas, Fernán Núñez y Pedro Abad, en poder de los comunistas, y a las de Peñarroya, Pozoblanco, Alma del Río, Almodovar, Fuente Palmera, Santaella, Fuente Genil y Cabra, con alcaldes socialistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 08 de septiembre de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50