Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
QUINTO GOBIERNO SUÁREZ

La crisis de Gobierno se cierra con la sustitución de Marcelino Oreja por Pérez-Llorca

Con la sorpresa del cese de Marcelino Oreja como ministro de Asuntos Exteriores, como principal dato de última hora, y la confirmación del descalabro relativo del sector democristiano, Adolfo Suárez cerró en la madrugada del domingo la lista de su quinto Gobierno. También ha sido fundamental en las últimas horas el papel del nuevo vicepresidente de Asuntos Económicos, Leopoldo Calvo Sotelo, que ha impuesto sus criterios en los cambios realizados en el equipo económico.

El nuevo Gobierno jurará esta mañana ante el Rey, y por la tarde acudirá al Congreso, aunque no se descarta que UCD intente a última hora el aplazamiento de la sesión.El presidente Suárez dedicó todo el fin de semana a perfilar los últimos detalles de la crisis de Gobierno, y con este fin sostuvo numerosos contactos, tanto con los ministros salientes como con los nuevos miembros del Gabinete. A las tres de la madrugada del domingo quedó ultimada la lista, que se filtró en la mañana de ayer, aunque no fue dada a conocer oficialmente hasta la noche. El Rey recibió en despacho a Suárez a las 15.30 horas, tras haber almorzado juntos en el palacio de la Zarzuela. Tras la entrevista formal, que se prolongó hasta las cinco de la tarde, se anunció que los ministros jurarán sus cargos a las 10.30 horas de hoy.

No está, previsto que el nuevo Gobierno se reúna hasta la tarde para asistir al primer Pleno del Congreso. Sin embargo, fuentes centristas aseguraron ayer que UCD podría intentar un aplazamiento negociado de esta sesión, ya que Suárez no desea dar cuenta al Parlamento hasta el día 16 y evitar así un Pleno con un Gobierno renodo y mudo, frente a una oposición que está dispuesta a exigir explicaciones inmediatamente. Fuentes del PSOE indicaron a este respecto que, si el tema se plantea en la reunión de la Junta de Portavoces que se reunirá esta mañana, exigirá la comparecencia de Suárez por la tarde. El presidente del Congreso, Landelino Lavilla, recibió ayer por la mañana a Agustín Rodríguez Sahagún, ministro de Defensa. En la entrevista pudo haberse tratado el tema.

Oreja, relevado por sorpresa

La última sorpresa de la crisis fue el cese de Marcelino Oreja en Asuntos Exteriores, donde le sustituye José Pedro Pérez-Llorca. Oreja fue sorprendido por la noticia, que le dio el propio Suárez por la noche. Todo apuntaba a que no sería relevado de su cargo sólo un día antes de abrirse en Madrid la Conferencia de Seguridad y Cooperación Europea (CSCE), y cuando ya se había anunciado que Orej a viajaría a Quito hoy para asistir a la cumbre del Pacto Andino. Una conferencia de Prensa sobre la CSCE, que había sido convocada para ayer por la tarde, hubo de ser suspendida a última hora, y después se anunció que Carlos Robles Piquer, secretario de Estado de Asuntos Exteriores, representará a España en Quito. Oreja podría pasar a presidir el Consejo de Estado 0 ser nombrado titular de una embajada.Fuentes de UCD indicaron a la agencia Europa Press que Pérez-Llorca había «luchado duramente» por este departamento, afirmando su interés por la política exterior y su condición de diplomático de carrera. Sin embargo, fuentes próximas al ministro salieron al paso de esta versión, asegurando que Pérez-Llorca no pidió esta carrera, sino que se la ofreció el presidente Suárez en la entrevista que mantuvo con él a las nueve de la noche del domingo. «Pérez-Llorca no ha conspirado ni hecho la cama a ningún compañero», afirmaron estas fuentes, que añadieron que el nuevo encargado de Exteriores no había pedido al presidente más que el cambio de su cartera de Administración Territorial.

Calvo Sotelo impuso su criterio

También se ha producido una relativa sorpresa de última hora en la composición final del equipo económico. El nuevo vicepresidente de esta área, Leopoldo Calvo ,Sotelo, ha impuesto totalmente sus criterios a la hora de elegir nombres. Según fuentes gubernamentales Calvo Sotelo exigió que entrasen Alberto Oliart, que sustituye en Sanidad a Juan Rovira Tarazona, y Juan Antonio García Díez. Este asume la cartera de Economía, desplazando a José Luis Leal, y de Comercio, donde cesa Luis Gámir, fundidas en un solo ministerio por deseo propio. En la práctica, García Díez será ministro de Comercio y Turismo, y apoyará a Calvo Sotelo en la dirección de la economía.Asimismo, fuentes de UCD indicaron que el vicepresidente. económico apoyó el nombramiento de Félix Pérez Miyares para sustituir en Trabajo a Salvador Sánchez Terán. El nuevo ministro, otra de las sorpresas de última hora, fue consultado por el presidente el domingo por la mañana, por teléfono, y se le confirmó en el cargo por la noche, también por teléfono.

El cese de Luis Gámir y José Luis Leal se interpretan, en medios de UCD, como consecuencia de la salida de Fernando Abril del Gobierno. Leal fue el único socialdemócrata que no se enfrentó con Abril en la crisis de la primavera pasada, y García Díez fue sustituido por Gámir en aquella ocasión. Esta vez, García Díez tenía la situación a su favor y exigió la cartera de Gámir. Aunque éste pudo pasar a la cartera de Sanidad, este departamento fue ocupado por Alberto Oliart.

Gámir estaba el domingo en la reunión del comité ejecutivo de la UCD del País Valenciano cuando fue llamado a Madrid por Suárez. El presidente le recibió por la noche, al parecer, y le indicó la dificultad de encontrarle encaje en el nuevo Gobierno. Suárez despidió a los cesantes personalmente, al menos por teléfono, en varios casos.

Un colaborador de Suárez cesa a dos ministros

No ocurrió así con Ricardo de la Cierva, quien supo que dejaba la cartera de Cultura por una llamada telefónica del jefe del gabinete del presidente, Alberto Aza, el domingo por la tarde. Después de la llamada de Aza, realizada en nombre de Suárez, De la Cierva telefoneó a los directores generales y altos cargos del departamento para darles cuenta de la situación. y anunciándoles que se marchaba a París.De la misma forma, el jefe del gabinete del presidente comunicó el cese al ex ministro de Sanidad y Seguridad Social Juan Rovira Tarazona, a primera hora de la tarde de ayer, con lo que fue el último ministro en conocer su salida del Gobierno, si bien no había estado en Madrid el domingo, por lo que no pudo ser localizado. Por otra parte, Rovira había expresado su deseo de dejar el Gabinete.

El presidente: Suárez aún celebró algunas entrevistas ayer por la mañana. Recibió al secretario general de UCD, Rafael Calvo Ortega, para perfilar detalles de la reunión que por la tarde celebraría el comité ejecutivo del partido, y al diputado Ignacio Camuñas, de la corriente liberal.

Esta entrevista ha sido expresión de los frustrados intentos de este sector para rehacerse tras la muerte de Joaquín Garrigues y colocar un representante en el nuevo Gobierno. La entrevista de Suárez y Camuñas se celebró mientras se extendían por los medios de Prensa las especulaciones sobre esta posibilidad.

Sin embargo, tras la entrevista, Camuñas manifestó que él no formaría parte del Gobierno ni tampoco estaba prevista la inclusión de ningún miembro del ala liberal. Calificó la entrevista como muy positiva.

Aunque se había especulado con la posibilidad de que Suárez estuviese estudiando la posibilidad de incluir a un ministro liberal, en medios de esta. tendencia se estima que no ha habido la suficiente unidad para apoyar a un candidato. Sin embargo, diversas fuentes centristas han manifestado que podría ser nombrado miembro de la comisión permanente de UCD en breve plazo.

Landelino Lavilla, al margen

Por otra parte, una fuente próxima al presidente del Congreso, Landelino Lavilla, indicó que éste ha permanecido al margen de la crisis y, por tanto, no se puede considerar que ha perdido. La misma fuente indicó que no se debe concebir la lucha interna en UCD como protagonizada por sectores, sino por personas individuales.«Aun reconociendo cierto juego a los sectores», añadió, «debe considerarse como perdedor más al sector democristiano de Alvarez de Miranda». Esta fuente señaló que una prueba de la no intervención de Lavilla en la crisis es que durante todo su desarrollo no se ha entrevistado a solas con el presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de septiembre de 1980

Más información

  • Suárez cerró la lista de su quinto Gabinete en la madrugada del domingo