Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez comités Olímpicos europeos deciden ir a Moscú

Representantes de diez comités olímpicos de Europa occidental, entre ellos del español, decidieron ayer en Francfort (Alemania Federal) apoyar la participación de sus equipos nacionales en los Juegos Olímpicos de Moscú. Además de España, que estaba representada por Florencio Noriega, estuvieron presentes en la reunión delegados de los comités olímpicos de la República Federal de Alemania, Italia, Bélgica, Holanda, Noruega, Luxemburgo, Gran Bretaña, Suiza y Dinamarca.

La decisión de los comités olímpicos de estos países fue hecha pública en una conferencia de prensa celebrada a última hora de ayer en la ciudad alemana, y actuó como portavoz del grupo el presidente del Comité Olímpico de la RFA, Willi Daume, quien antes de la reunión había mantenido una entrevista con el embajador de la Unión Soviética en Bonn, Andrei Simionov.Por otra parte, la antorcha olímpica de Lake Placid recorrió buena parte de los 1.600 kilómetros que deben realizar los atletas que la portan en una camioneta que surcó carreteras de segundo orden del estado de Virginia. Los atletas que portaban la llama olímpica se vieron obligados a realizar trayectos en medios mecánicos, y no, como es tradicional, corriendo con la antorcha en la mano, debido al retraso de más de tres horas.

En Florencia, un directivo soviético de la selección de fútbol, que permanecerá en Italia concentrada dos semanas como preparación para las Juegos, manifestó, sonriendo, que «tengan por seguro que los Juegos Olímpicos tendrán lugar».

Por su parte, el presidente Carter prometió a los atletas norteamericanos que, «pase lo que pase con los Juegos de Moscú, tendrán unos Juegos donde podrán demostrar sus condiciones, con la misma categoría». Carter hizo esta promesa, aunque no detalló cómo se propone crear una competición paralela, en un discurso ante la Conferencia Nacional de Deportes y Salud Física en Washington.

Propuesta de modificación

Juan de Beumont, miembro de la comisión ejecutiva del Comité Olímpico Internacional, expuso ayer en el diario deportivo francés L'Equipe una reforma de la carta olímpica destinada a desnacionalizar los Juegos Olímpicos. Entre otros puntos, ratifica lo expresado hace unas fechas por el propio diario, en el sentido de que sería conveniente ir hacia unos Juegos sin himnos ni banderas. Mientras, la República Popular China se sumó oficialmente al boicot pedido por Carter para los Juegos de Moscú.

Baumont formuló su propuesta con los siguientes puntos: 1. Supresión de los himnos nacionales y de las banderas. 2. Modificación profunda de la ceremonia de apertura. Dentro de ello preconiza que en la fórmula de juramento de lo participantes se sustituya la pala bra «país» por «equipo». El desfile de los artistas poraciones sería sus tituido por otro de disciplinas de portivas (atletismo, esgrima, etcétera) con todos los deportistas mezclados. Las manifestaciones folklóricas debieran ser internacionalizadas, presentándose los espectáculos por continentes. Las banderas de las naciones representadas serían trasladadas al centro del terreno por «personas anónimas». La declaración solemne de apertura sería pronunciada por el presidente del COI, en lugar del jefe del Estado del país donde se desarrolle la competición. 3. Los atletas actuarían con la camiseta de su club o de su universidad, con un escudo simbólico. 4. Se suprimirían las clasificaciones por equipos en las pruebas individuales (equitación, esgrima, gimnasia ... ). 5. Tratar de conseguir con los medios de información un acuerdo para que no sean publicadas clasificaciones por países de medallas y otras distinciones.

Todos estos puntos serán expuestos por Beaumont en la reunión de la comisión ejecutiva del COI del próximo 8 de febrero, en Lake Placid. El autor cree que no podrían ser aplicados ya en los Juegos de Moscú, por no haber tiempo para ello.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de febrero de 1980

Más información

  • Entre ellos se encuentra el español