Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La flota sardinera gallega, al borde de la ruina

Parte de la flota sardinera gallega está en paro, en los puertos del norte de Galicia, para protestar contra los bajos precios a que se paga en lonja su pescado. La huelga afecta a unos setenta barcos de los puertos de Malpica, Cayon, Laxe, Sada, Ares, Camarinas y Puentedeume, con un total de parados que se aproxima a los mil pescadores.Desde hace ya algún tiempo, el malestar por los bajos precios de la sardina viene preocupando a la flota de bajura gallega. Recientemente, los pescadores llegaron al acuerdo de establecer en 7.000 kilos el máximo de capturas que puede hacer cada barco en una salida al mar. Al mismo tiempo, acordaron fijar en quince pesetas el kilo el precio mínimo para vender en lonja.

El acuerdo se aplicó sin demasiadas dificultades en los puertos de las rías bajas, en los que funcionan incluso piquetes de vigilancia apoyados por el sindicato de Comisions Marineiras, pero el resultado no fue igual en la costa norte. Concretamente en Sada, Puentedeume, Malpica, Ares y otros sitios, los intermediarios boicotearon los acuerdos de los pescadores negándose a comprar sardina si no pescaban en cantidades mayores, con lo que les permitía bajar los precios. El resultado fue que muchos barcos tuvieron que vender su mercancía para las fábricas de harina de pescado a seis pesetas el kilo. En Malpica hubo necesidad de arrojar toneladas de sardina al mar y los pescadores de Sada repartieron gratuitamente veinticuatro toneladas.

Los marineros gallegos no aciertan a comprender la política gubernamental de abandono de la plataforma continental gallega mientras se están negociando licencias para pescar sardina en Marruecos a precios mucho más altos y con pescado de peor calidad.

Otra cosa que no comprenden es que se esté pagando a menos de quince pesetas el kilo de sardina en Galicia para venderlo luego a 150 en el mercado, cuando en las lonjas de Barcelona se paga el mismo pescado a cincuenta pesetas y en Huelva a treinta. Entre las causas que motivaron la actual sobrepesca de sardina está, según algunas cofradías de pescadores, el uso y abuso ilegal de la dinamita para obtener capturas masivas. Este es un punto que enfrentó hasta el momento a los pescadores del norte gallego con los de algunos puertos de la costa media de Galicia,

La solución coyuntural la están buscando, al negociar la obtención de créditos, con el Banco de Crédito Social Pesquero, para financiar la compra y congelación de grandes stocks de sardina dispuesta a ser sacada a la venta en noviembre o diciembre, cuando los precios suban a sus debidos niveles. «Tal como se está pagando ahora el pescado que traemos a puerto -informaron a EL PAIS pescadores de Malpica, Sada y Ares- no sacamos ni siquiera trescientas pesetas por cabeza cada día que vamos al mar. Si no se arregla, tendremos que amarrar los barcos porque la pesca no es rentable, sino ruinosa».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de agosto de 1979

Más información

  • Alrededor de mil pescadores están en paro