Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil suspende sus exportaciones de café y provoca alzas en los precios

Un nuevo y espectacular incremento de los precios del café en los mercados internacionales se está produciendo desde hace varios días, como consecuencia de la decisión de Brasil de suspender sus exportaciones temporalmente, hasta tanto no se evalúen adecuadamente las pérdidas exactas producidas como consecuencia de las heladas registradas en la cosecha de este año.

Brasil, que es el principal exportador cafetero del mundo, ya sufrió esta situación en 1977, como consecuencia de lo cual los precios del café se multiplicaron por tres en pocos meses, hasta el punto de que las asociaciones de consumidores de algunos países determinaron un boicot al consumo de café, alegando irregularidades en el comportamiento de los organismos cafeteros brasileños, con ánimo de alterar el mercado mundial.Desde las primeras noticias sobre la aparición de heladas en los principales estados brasileños productores de café, las autoridades de aquel país han intentado dar todo tipo de seguridades en el sentido de que todas las medidas adoptadas tenderán, sobre todo, a garantizar la salvaguarda de los derechos de los consumidores. El principal cliente de Brasil en las compras de café es Estados Unidos, en donde las asociaciones de consumidores gozan de un importante peso específico.

Las primeras consecuencias en los mercados mundiales de café han sido un alza de los precios situado en torno al 20% y una retracción en las operaciones de intercambio, derivada de una posición de suma cautela entre los importadores.

Las autoridades brasileñas, por su parte, han anunciado al mismo tiempo la existencia de serios riesgos de nuevas heladas en los próximos días, especialmente en los estados de Paraná y Sao Paulo, en los que se encuentra concretado un importante porcentaje de los cultivos cafeteros del país. Las primeras estimaciones oficiosas sobre los posibles daños de las heladas padecidas por Brasil apuntan incluso a la posibilidad de que se haya perdido hasta un 50% de las cifras previsibles de producción para el presente año. La incógnita esencial en torno a las repercusiones se centra en el volumen de reservas de café que posee en estos momentos el organismo estatal cafetero de Brasil; dato que las autoridades de aquel país se han negado sistemáticamente a facilitar,

Como consecuencia de las dificultades surgidas en la cosecha brasileña, los precios de las transacciones cafeteras procedentes de otros países productores han experimentado también sensibles aumentos, a pesar de que las autoridades de los respectivos países se han comprometido a mantener el suministro en los niveles previstos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de junio de 1979

Más información

  • Riesgo de que continúen las heladas