Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ANV exige la sustitución de su representante en el Gobierno vasco

Acción Nacionalista Vasca (ANV), partido surgido de una escisión del PNV en 1930, exige al lendakari Leizaola la sustitución del consejero Gonzalo Nardiz, hasta ahora representante de ANV en el Gobierno vasco, por otro militante del partido. Aunque el conflicto entre la dirección de ANV en el interior y su figura más conocida en el exterior viene de lejos, los rumores sobre una posible reinstauración del Estatuto y Gobierno vasco de 1936 ha impulsado a la primera a extremar las gestiones para resolver el pleito a su favor.

Con tal fin, la dirección de ANV se entrevistó el pasado 22 de abril con Leizaola, reiterándole su oposición a la continuidad de Nardiz y propuso como candidato alternativo al actual secretario del consejo político del partido, Josu Aizpurúa. Este último mostró a los informadores, en una rueda de prensa celebrada ayer en Bilbao, una carta del lendakari en la que deja constancia «a los efectos que ANV considere oportunos» de la visita oficial del día 22. Para los dirigentes de Acción Nacionalista Vasca, la carta de Leizaola -dirigida, por otra parte, a nombre del presidente del partido, Juan Domínguez- constituye un reconocimiento oficial de ANV del interior.

ANV surgió como un partido modernista, distinguiéndose del PNV más por su aconfesionalidad y espíritu progresista que por el radicalismo de sus posiciones. Sin embargo, la entrada de algunos militantes procedentes de ETA en los últimos años hizo evolucionar al partido hacia posiciones más próximas al socialismo, a la vez que su radicalización en el terreno nacional le llevaba a entrar en la coalición abertzale Herri Batasuna, de la que actualmente constituye su ala más moderada.

Esta evolución -que incluyó un proyecto de fusión con ESB (Partido Socialista Vasco), posteriormente abortado- está en la base de las divergencias surgidas con Gonzalo Nardiz, que nunca reconoció a la nueva dirección operante en el interior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de mayo de 1979