"España no ha cumplido los acuerdos de pesca y su Gobierno lo sabe"

«A pesar de los recientes problemas habidos entre Rabat y Madrid, a propósito del apresamiento de pesqueros españoles por Marruecos, podemos asegurar a los españoles que mi país no se ha apartado en lo más mínimo de su deseo de reforzar sus seculares relaciones de amistad y cooperación con España», declaró ayer el ministro de Información marroquí, Abdelhadi Butaleb, en una entrevista con EL PAIS.

«En lo que a la pesca respecta -explicó Butaleb-, es evidente que esta cooperación sólo puede hacerse respetando y haciendo respetar los acuerdos bilaterales que tenemos en esa materia entre los dos países, y a este respecto España y Marruecos deben impedir cualquier violación de las aguas territoriales de uno y otro país.»Preguntado por aquellos aspectos de esos acuerdos de pesca en que Marruecos piensa que España no los ha cumplido, el ministro Butaleb dijo: «Hasta hoy no hemos recibido aún la lista de barcos de pesca españoles que querrían pescar en las aguas marroquíes, como tampoco es posible que toda la flota de pesca española venga a pescar aquí. Marruecos -añadió- permite todos los años un determinado tonelaje de capturas a los barcos españoles, pero con 1.500 barcos de pesca que España tiene faenando en estas aguas -según cifras del propio ministro de Transportes español-, usted puede comprender que nuestras reservas de pescado se agotarían.»

Reserva para reproducción

«Está claro, además -siguió el ministro-, que queremos tener una zona de tres millas marinas como reserva para la reproducción del pescado, y que, sin embargo, España pesca a una proximidad de la costa marroquí menor.»Preguntado por el acuerdo de pesca por él aludido, el ministro marroquí dijo que se trata del firmado entre España y Marruecos el 27 de febrero de 1977 y que, aunque no haya sido refrendado por el Parlamento marroquí, es el único marco legal existente. Desde esa fecha, sin embargo, añadió el ministro marroquí, los barcos españoles siguen pescando como siempre, sin respetar las estipulaciones de este acuerdo.

Por otra parte, según Abdelhadi Butaleb, en el marco de ese acuerdo estaban contempladas ciertas contrapartidas que no han sido cumplimentadas por España hasta el presente, tales como la concesión de un importante crédito de 1.525 millones de pesetas convertibles destinados a la financiación de ciertos trabajos relacionados con la infraestructura del sector de la pesca marroquí, construcción de barcos en España e infraestructura portuaria de Marruecos, entre otros.

Con respecto a los últimos apresamientos de barcos españoles, Abdelhadi Butaleb precisó que los propios medios oficiales y autoridades españolas han reconocido que fueron detenidos dentro de las aguas territoriales marroquíes y que el Gobierno español no ignora este particular.

Interrogado sobre el porqué, precisamente ahora, de estos apresamientos, el ministro marroquí declaró que Marruecos ha procedido a una clarificación de la situación en interés de la soberanía de ambos Estados. «España debe comprender esta actitud marroquí; estamos seguros de que España habría actuado de la misma forma si la situación fuese a la inversa, todo ello, le repito -declaró Butaleb-, para salvaguardar la amistad que debe regir las relaciones entre países vecinos.»

Evitar un contencioso

«Nuestra acción -añadió- tiene, pues, un doble aspecto de distensión y de clarificación y está encaminada a evitar que surja un contencioso entre Marruecos y España, contencioso que podría poner en peligro la cooperación entre los dos países. A ello debe añadirse que las autoridades marroquíes sólo proceden esporádicamente y de vez en cuando a la detención de los barcos españoles que violan ese acuerdo y nuestras aguas territoriales.»«Deseamos, partiendo de ese espíritu de cooperación, basado sobre la claridad, que nuestra acción encuentre un eco favorable en el Gobierno español y que éste dé las instrucciones firmes y oportunas a los armadores y pescadores españoles para que se respeten los acuerdos bilaterales y las leyes internacionales», dijo también el ministro de Marruecos.

«Usted se pregunta por qué Marruecos no ha reaccionado antes -inquirió Butaleb- Pues bien, debo decirle que hemos estimado que esta situación debía terminar sin ninguna confusión y sin ningún contencioso. Quisiera, por último, apelar personalmente a los armadores y pescadores españoles para que se atengan a la legislación internacional y a nuestros acuerdos bilaterales, en beneficio de las relaciones tradicionales entre España y Marruecos, que deben, al igual que nuestra cooperación, ser ejemplares en esta región.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 02 de marzo de 1979.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50