Perfiladas las candidaturas para la aIcaldía de Barcelona

Las fuerzas políticas catalanas están concretando los nombres de los futuros aspirantes a la alcaldía de Barcelona, después de que, tras un largo período de incertidumbre, aparezca ya con claridad que su actual titular, José M. Socias, no se presentará a la reelección. Con todo, el futuro proceso electoral barcelonés se presenta mucho más impreciso que el madrileño.

Durante largos meses, José M. Socías ha intentado llevar a cabo un modesto pacto histórico a nivel municipal. Se trataba de lograr el apoyo de los comunistas para practicar una maniobra de tenaza en contra de los socialistas. La operación fracasó estrepitosamente cuando, días pasados, los comunistas catalanes se opusieron al incremento de las tarifas de los transportes urbanos. No había precedentes inmediatos de una oposición clara de los comunistas a un punto decisivo de la política de Socías. Fue el fin de una larga luna de miel, cuya existencia ya había originado un claro distanciamiento entre Socías y Adolfo Suárez.Paralelamente, aparecieron rumores sobre un acercamiento entre los socialistas y Socías. Fuentes socialistas los calificaron de insensatos y afirmaron que eran de origen comunista.

También fuentes socialistas indicaron que Socías podría reaparecer en la escena política cuando se produjera una elección al Parlamento de Cataluña, siempre con apoyo comunista.

Superado el punto de incertidumbre que representó Socías, los nombres de los candidatos in pectore a la alcaldía de Barcelona son por UCD, Unió del Centre de Catalunya, Antón Cañellas, y, con menos posibilidades, Joaquim Molins.

Por parte del partido de Jordi Pujol, el candidato es Miquel Roca, con la posibilidad de sustitución Por Ramón Trías Fargas. Fuentes responsables del partido de Adolfo Suárez manifestaron a EL PAIS que preferirían «sin comparación posible» que el candidato de Pujol fuese Trías Fargas. Añadieron que de ser este último «existían posibilidades de entendimiento» que no se daban con Roca.

Roca Junyent es, en efecto, desde siempre, el hombre clave del pacto histórico a la catalana entre Pujol y los comunistas catalanes. Un pacto que oficialmente no existe, pero sin cuya consideración no es posible analizar la realidad política del Principado. Los comunistas ven a Roca con tanta simpatía como recelo, les inspira Trías Fargas.

El candidato más sorprendente es el comunista. Según fuentes del propio PSUC se trata del abogado barcelonés Agustín de Semir, quien precisamente en los años cincuenta, cuando era falangista, habla sido teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona. Posteriormente, evolucionó hacia posturas democráticas y ahora es un independiente muy próximo al PSUC.

No hay duda de que el posible candidato Semir no sería ningún obstáculo para Miguel Roca. Casi podría decirse que Semir sería únicamente un candidato marginal, que restaría algunos votos -pocos- al candidato socialista.

Incógnita socialista

El gran tema, y la gran incógnita, se presenta con relación al nombre del candidato socialista a la alcaldía barcelonesa. Sobre este particular, y con escaso éxito, EL PAIS consultó a más de media docena de dirigentes del PSC-PSOE. La conclusión es poder precisar que, durante meses, el candidato natural ha sido Narcís Serra, actual consejero de la Generalidad. Pero Serra rechazó el ofrecimiento que le hicieron las principales figuras de la ejecutiva de su partido hace escasas semanas. Incluso evitó empadronarse en Barcelona -lo está en un pueblo de su entorno- para evitar una candidatura que, tanto en opinión de los socialistas como de los demás partidos, parecía inevitable.Con este contratiempo, no hay, por ahora, un candidato socialista que realmente origine entusiasmo, cuando, precisamente, el cargo de alcalde de Barcelona es tan deseable como de posible consecución para los socialistas: el 28% de los residentes en Barcelona-ciudad votaron socialistas el 15 de junio. Los dos únicos nombres ahora facilitados son el del diputado Raimon Obiols y el del profesor Joan Prats. El segundo de estos nombres, pese a ser propuesto por un sector del partido, aparece con muy pocas posibilidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 09 de octubre de 1978.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50