Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento, acusado de hacer política electoralista con la grúa

Desde el pasado mes de agosto el número de grúas municipales que actúan en Madrid se ha reducido en un 73% (de ochenta a veintidós), con respecto a la primavera pasada, según una nota hecha pública ayer por el Sindicato Unitario, confirmada a EL PAÍS por fuentes del Ayuntamiento.

La medida fue adoptada en base a la menor necesidad de actuación de la grúa, ya que en agosto el tráfico disminuye notablemente. La postura municipal ha sido la de mantener esta situación una vez recuperado el volumen habitual de tráfico en la ciudad e incrementando la salida de grúas únicamente en función de las necesidades reales de actuación.Según la nota antes mencionada del SU, la decisión del Ayuntamiento ha provocado que muchos de los trabajadores de la concesionaria, CEMESA, se encuentren en los talleres sin hacer nada y que esta empresa haya decidido despedir a veintiún trabajadores por falta de trabajo. Según el SU, esta maniobra municipal, a la que consideran de electoralista, durará hasta las elecciones municipales. «No entendemos cómo, si realmente no es necesario que funcionen en esta ciudad ochenta grúas, han tardado más de un año en darse cuenta. » « La grúa -añaden- no puede ser utilizada con criterios arbitrarios, empleándola en unas ocasiónes para engordar los fondos de las arcas municipales y en otras como medio de mejorar una determinada imagen electoral. »

La empresa concesionaria CEMESA, en declaraciones realizadas a Efe, afirma que el despido de veintiún trabajadores se ha debido, no a una reducción del trabajo, sino al incumplimiento por parte de éstos de la ley de régimen laboral, que prohíbe el juego de cartas en el trabajo. También, manifiesta que a partir del próximo lunes saldrán a la calle 68 grúas.

Las fuentes municipales antes mencionadas informaron ayer a EL PAÍS que desde el pasado jueves y, especialmente, desde ayer, las grúas tienen como misión fundamental, en base al estudio de circulación realizado eliminar los obstáculos que haya en los carriles-bus.

«La actuación de la grúa de ahora en adelante irá encaminada más a conseguir fluidez que a sancionar los malos aparcamientos. Esto, de cualquier forma, está en manos de los conducíores. Si colaboran a evitar los aparcamientos incorrectos la grúa funcionará menos.» Respecto a la acusación de maniobra electoralista por parte del SU, el Ayuntamiento especifica que «si las normas adoptadas por el Ayuntamiento son populares o buenas, inmediatamente se las califica de esta forma. Si, por el contrario, aunque necesarias, son impopulares, automáticamente se nos acusa de falta de representatividad y de no pensar en el ciudadano. Creemos que la actuación de la grúa debe ir en relación directa con los problemas circulatorios de la ciudad. No es cuestión de marcar unos números fijos de salidas, sino de hacer de esta ciudad un sitio más transitable y con menos atascos».

Finalmente, y respecto a los despidos producidos en CEMESA, el Ayuntamiento informó que es un tema que no le concierne y depende exclusivamente del régimen interno de la empresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de septiembre de 1978

Más información

  • Ante la disminución de vehículos retirados