Holanda pide la extradición del secuestrador del avión de la KLM

El País|Agencias

Ayer continuaba detenido el súbdito holandés Paul Gokken, de veinte años de edad, quien intentó, en las primeras horas de la tarde del domingo, secuestrar un avión de la compañía KLM que efectuaba un vuelo Amsterdam-Madrid. El detenido continuaba en poder de la Guardia Civil a la espera de ser puesto a disposición judicial o bien devuelto a Holanda en el caso probable de que España acceda a la peticiónde extradición formulada ayer por el cónsul holandés en Barcelona.

Los motivos aducidos por el cónsul para solicitar la extradición del joven Pául Gokken se fundameritan en el hecho de que el secuestro se produjo sobre suelo holandés y la reducción del smuestrador se registró dentro del DC-9, también holandés. Ayer, lunes, agentes de la policía holandesa se trasladaron en avión a Barcelona para ayudar a las autoridades españolas en el esclarecimiento de los móviles que indujeron al estudiante Gokken a cometer el secuestro. El fiscal Roelof Manscholt declaró ayer. en La Hayaque si las autoridades españolas deciden no procesar al joven, éste podría ser llevado a Holanda por los agentes de policía desplazados a Barcelona.

La extradición es posible en virtud del tratado internacional sobre secuestros aéreos firmado en La Haya en 1973, y del que tanto España como Holanda son países signatarios.

Un joven desequilibrado

El intento de secuestro revistió aspectos de farsa. El secuestrador había intentado llevarlo a cabo amenazando con un tevélver de plástico y con una pequeña botella de gasolina. Fuentes directas indicaron que el secuestrador había permanecido anteriormente, y durante cuatro años, internado en una institución psiquiátrica. El secuestrador amenazó a la tripulación del avión media hora después de que éste despegara de Amsterdam, y obligó a cambiar el rumbo en dirección a Argel. Las autoridades argelinas no autorizaron el aterriza que, por lo cual el avión puso rumbo hacia el Norte. Cuando sobrevolaban el Mediterráneo, tres pasajeros, de acuerdo con la azafata, se abalanzaron sobre el secuestrador arrebatándole el plástico. Casi falto de combtistible, el avión aterrizó en el aeropuerto de Barcelona, donde la Guardia Civil se hizo cargo del secuestrador frustrado. Fue imposible precisar si Paul Gokken era de origen surmoluqueño. Si bien en algunos momentos hizo alguna afirmación de carácter más o menos pollitico, ésta no fue tomada en serio, dominando el criterio de que el secuestrador había obrado por impulsos psíquicos más o menos anómalos.

Las autoridades españolas, tanto de Aviación Civil como del Interior, del Ministerio de Transportes y del Aire, permanecieron en todo momento informadas de lo que estaba ocurríendo sobre el cielo español en el avión de la KLM, y cuando el comandante pidió permiso para aterrizar en Barcelona, aún sin reducir el pirata aéreo, se le concedió, porque se entendió desde el primer momento que con el avión en tierra se podía intentar reducir al secuestrador sin que la tripulación Y.el pasaje corrieran riesgos. No obstante, eljoven pudo ser reducido antes de la toma de tierra, con lo que el riesgo de accidente se redujo al mínimo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 07 de agosto de 1978.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50