Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tras catorce años de embargo oficioso, Londres vuelve a vender armas a España

Ha comenzado ya la construcción de cinco aviones Harrier, de despegue vertical, que serán destinados a la Marina española y que fueron encargados por la delegación del Ministerio de Defensa que visitó la exhibición comercial de equipos y materiales de la industria militar británica, celebrada en la segunda quincena del pasado mes de junio en Aldershot hacia el sur de Londres.

Asimismo, fuentes oficiales informaron sobre el creciente interés de los técnicos de la Armada española en la adquisición de los nuevos helicópteros británicos antisubmarinos del modelo Lynx, aunque no se ha podido confirmar la presunta existencia de órdenes de compra en firme.La delegación militar española que visitó la feria de Aldershot estuvo dirigida por el teniente general Latorre Pascual, jefe de Logística del Ministerio de Defensa, y contó con la participación de un general de división, dos coroneles y otros cuatro jefes y oficiales del mismo departamento ministerial.

Se trata de la primera compra importante de material militar inglés realizada por España en los últimos quince años. Aunque -según todas las fuentes oficiales y oficiosas consultadas- no existía un embargo oficial formalmente aprobado por el Parlamento británico sobre la venta de armas inglesas a España, las autoridades de Londres han mantenido prácticamente en suspenso dichas ventas desde que el Gobierno conservador congelara, en 1964, la entrega de cinco fragatas del tipo Leander, especialmente encargadas por la Marina española. La decisión se produjo como consecuencia de fuertes presiones, de cariz político, ejercidas por el entonces jefe de la oposición, el laborista Harold Wilson.

Asimismo el Gobierno inglés suspendió todos los ejercicios conjuntos que tenían previstos realizar unidades de la Navy y de la Armada española.

Se ha podido saber que, como consecuencia de la evolución política de estos últimos años en España, altos funcionarios del Ministerio británico de Defensa han venido realizando grandes esfuerzos para conseguir pedidos por parte de los militares españoles. Fuentes británicas afirman que sus esfuerzos tropezaron con grandes inconvenientes, dadas las actuales conexiones de las autoridades de Madrid con compañías norteamericanas y francesas.

Por último, fuentes dignas de crédito señalan que a pesar de esta política de congelación efectiva de las exportaciones de material militar inglés a España, durante estos últimos años fueron adquiridas diversas partidas de material militar -aunque en contrarios de «empresa a empresa» y sin intervención gubernamental- con destino a la Armada española. Se trataba, sobre todo, de algunos equipos electrónicos de control.

Reconciliación Heath-Thatcher

En otro orden de cosas, y después de tres años y medio e ruptura activa de relaciones, el ex primer ministro conservador Edward Heath, acaba de anunciar su pleno apoyo a la actual dirigente del partido, Margaret Thatcher, de cara a las próximas elecciones generales.Heath, que intervino en favor del candidato de su partido en la campana de las elecciones parciales que se celebrarán la semana que viene en Penistone, dijo que el cambio en la dirección de los conservadores «no supone diferencias en mi determinación por instalar otra vez un Gobierno conservador en el poder».

El ex primer ministro citó el nombre de la señora Thatcher (algo que no hacía en público desde la conferencia del partido, en 1976) cuando ofreció, tanto a ella como al presente equipo directivo conservador, toda su colaboración y ayuda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de julio de 1978

Más información

  • Cinco aviones Harrier para la Marina española