Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Samaranch: "Hay que mejorar las relaciones con la Unión Soviética

El embajador de España ante la Unión Soviética, Juan Antonio Samaranch, es partidario de intensificar las relaciones entre ambos países en sus planos político, económico y cultural, como lo declara en una entrevista concedida a EL PAIS y realizada por Pablo Sebastián. En sus declaraciones, el embajador se declara optimista por la pronta resolución de los problemas bilaterales pendientes entre ambos Estados.

EL PAIS. Las relaciones de España con la Unión Soviética no parecen haber alcanzado resultados óptimos. ¿Están en crisis?Juan Antonio Samaranch. Las relaciones son buenas, pero pueden ser mejores. En el plano político se debe hacer un esfuerzo para intensificar y mejorar sus posibilidades. El Gobierno español declaró su deseo de mantener relaciones plenas con todos los países del mundo y esta premisa tiene un especial interés cuando se trata de un país como la Unión Soviética, que es una superpotencia con la que hemos establecido relaciones, sobre el principio mutuo de no injerencia en los asuntos internos de ambos países.

P. ¿Cuáles son las posibilidades de relanzar estas relaciones en los planos político, económico y cultural?

R. Creo que se deben intensificar los contactos y elevarlos a nivel ministerial. Puede que varios ministros españoles visiten la URSS antes de final de año, lo que permitirá profundizar en los temas. En el plano económico hay que señalar que nuestras exportaciones progresaron últimamente en un 20 %, mientras las importaciones lo hicieron sólo entre un 10 y un 15%, lo que ayudará a equilibrar nuestra balanza comercial, que era deficitaria. De todas maneras, los intercambios son aún escasos y sólo rondan la cifra de los 250 millones de dólares.

Pienso que la exposición monográfica industrial española que llegará a la URSS en noviembre, es un paso importante. En el marco de la cultura las posibilidades son inmensas. La llegada a Madrid de los coros y danzas del Ejército soviético, constituyen un primer paso importante.

P. El viaje de los Reyes a China parece haber molestado a los dirigentes soviéticos y ser causa de un enfriamiento de las relaciones en las que también parece haber incidido el deseo de la URSS de ampliar el personal e instalaciones de su embajada en Madrid, la expulsión de espías de nuestro territorio y la negativa de concesión de una base pesquera en territorio español.

R. Sobre el viaje de los Reyes a China no he recibido ninguna queja o comentario negativo oficial por parte de las autoridades soviéticas. Este viaje respondió a una antigua invitación de la República Popular de China. Es de señalar, también, que durante las visitas de dirigentes políticos a China, cuando se pronuncian discursos que tratan las relaciones chino-soviéticas, los diplomáticos de los países del Este abandonan la sala. Esto no se produjo durante la visita de los Reyes a Pekín.

Los temas de la base pesquera y de la expulsión de espías son cuestiones que hay que estudiar y debatir en el marco de una mayor cooperación entre ambos países. Sobre la ampliación del personal y de las instalaciones de la embajada soviética en Madrid, puedo decir que el Ministerio español de Asuntos Exteriores está preocupado por el tema y busca soluciones.

La cuestión del local, en España, depende más de la iniciativa privada que de las iniciativas del Ministerio, pero yo creo que pronto un país importante como la URSS, tendrá una sede adecuada que mejore sus condiciones actuales de trabajo que, desde luego, son malas. El tema de la ampliación del personal también está en estudio. Ambas partes contamos con medios escasos para desarrollar el trabajo, humanos y materiales. La URSS tiene en Madrid diecinueve funcionarios que serán aumentados, nosotros sólo tenemos cuatro diplomáticos que pronto también contarán con la ayuda de nuevos colegas que nos permitirán cubrir las necesidades existentes que afectan esencialmente a los sectores cultural, económico e informativo.

P. ¿Ha invitado la URSS a los Reyes de España a una visita oficial?

R. No, por el momento. De todas maneras, para que ello se produzca antes deben existir contactos ministeriales como los que estamos preparando.

P. ¿Presionan las autoridades soviéticas en contra del ingreso de España en la OTAN?

R. Conocemos las preocupaciones de la URSS por esta eventualidad, a través de declaraciones públicas y conversaciones oficiosas. No he recibido ninguna nota oficial al respecto, porque en España, oficialmente, no se han planteado aún dicha candidatura que podrá quedar dilucidada para los años 1980 ó 1981. La realidad, y así lo he manifestado a los dirigentes soviéticos, es que España no está en la OTAN y que ellódebe ser tenido en cuenta por nuestros interlocutores de la URSS.

P. La designación de Madrid como sede de la Conferencia Europea de Seguridad y Cooperación (CSCE), ¿puede ser puesta en entredicho ante un eventual acercamiento de España a la OTAN?

R. No lo creo. La nominación de Madrid para la CSCE se hizo sin imposición de ningún tipo de condiciones. Esto quedó muy claro en Belgrado y no he recibido otro tipo de información al respecto.

P. ¿Cuál es la actitud soviética frente al debate abierto sobre la supuesta africanidad de Canarias en la OUA?

R. La URSS ha declarado repetidas veces la españolidad de las islas Canarias y no ha cambiado de posición al respecto. No hace mucho me confirmaron esta postura en Moscú.

P. ¿Cómo está el caso del español Manuel García?

R. El asunto está llegando al final. Voy a entrevistarme con Manuel García próximamente. Las autoridades soviéticas me han facilitado un encuentro que se celebrará a mi vuelta a Moscú, a partir del próximo día 15. En realidad, todas las partes tenían algo de razón. Existe Manuel García, pero no es la persona que fue con la División Azul, sino mucho más joven. En aquellos momentos el Manuel García que está en la URSS tenía siete años. Se trata de otra persona que actualmente se encuentra en libertad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de julio de 1978

Más información

  • Declaraciones a EL PAIS del embajador de España en la URSS