Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La IATA busca un sistema mas flexible para las tarifas internacionales

«Creo que la IATA ha pasado por una grave enfermedad y se ha recuperado. Si hubiera desaparecido, en estos momentos tendríamos que estar inventando otra», manifestó ayer el presidente de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, Manuel Prado y Colón de Carvajal, en el curso de una reunión en la que dio a conocer el sentido de las medidas adoptadas recientemente en Montreal (Canadá) por la junta general extraordinaria de la asociación, que presidió.

La junta aprobó en principio un conjunto de nueve recomendaciones presentadas por el presidente de Air Canadá y del grupo especial de trabajo que tienen por finalidad dotar a este organismo internacional de una mayor agilidad en su labor de establecer las reglas de juego internacionales por las que se debe regir el tráfico aéreo. La IATA representa el 50% del tráfico aéreo mundial. Estas recomendaciones serán analizadas en septiembre próximo por el comité ejecutivo del organismo y posteriormente presentadas a los Gobiernos interesados para su eventual aprobación hacia mediados del año próximo.

Liberalización

La finalidad de los trabajos emprendidos en estos últimos meses por IATA era la de dotar a la regulación internacional del tráfico aéreo de una mayor fluidez y un mayor grado de libertad en la fijación de las condiciones del mercado. Esta necesidad se había hecho patente debido al endurecimiento de la competencia entre las compañías aéreas en algunos sectores, especialmente en las rutas del Atlántico Norte, en donde una feroz competencia se había entablado entre las empresas que cubrían este trayecto, con consecuencias sobre las tarifas, losservicios de vuelo, etcétera.Dentro de IATA se crearon dos tendencias: por una parte, la norteamericana, coordinada por un organismo oficial de dicho país, el CAB, y por otra, la europea. Los americanos han venido manteniendo, en general, una política comercial muy abierta y competitiva que contrastaba abiertamente con la de las compañías europeas y la de la propia IATA, de corte más, intervencionista y regulador del tráfico y las condiciones del mismo

Esta dualidad amenazaba con romper a la IATA en dos grupos claramente diferentes, por lo que se optó por iniciar un análisis más detallado de las condiciones y reglas del mercado europeo para darle una nueva orientación a la organización. Las recomendaciones del grupo especial de trabajo pretenden configurar esta nueva línea de actuación de IATA, sin liberalizar por completo las condiciones del mercado, como en algunos medios se había comentado en estos últimos días.

Recomendaciones

La más importante de las recomendaciones elaboradas por el grupo especial consiste en una nueva clasificación de los miembros de la organización, que podrán ser de pleno derecho o simplemente asociados. Los primeros tendrán una participación obligada en las actividades básicas de la asociación, unificando sus procedimientos y sus servicios de operaciones. En cuanto a los segundos, podrán participar opcionalmente en las actividades de coordinación de tarifas, tanto de pasaje como de carga, condiciones de servicio y remuneracion a intermediarias en las ventas.Con esta clasíficación, las compañías no quedan en completa libertad para fijar sus condiciones operativas, sirio que habrán de someterse bien a los acuerdos bilaterales con las compañías de los países con los que pretenden realizar el tráfico o bien a las decisiones del Gobierno del país con el que se realice el servicio. Es decir, un trayecto entre España y México, y viceversa, tendrán las condiciones que las companias aereas de ambos países establezcan; si una tercera compañía pretende entrar en este tráfico, deberá ser autorizada en cuanto a sus condiciones de operación (tarifas, servicios, etcétera) por los Gobiernos de ambos países.

En definitiva, hay una transferencia de la intervención de IATA a los Gobiernos y a las propias compañías aéreas en la fijación de las normas por las que se fijan las condiciones de vuelo.

En cuanto a España, las nuevas disposiciones aprobadas pro IATA, que, por otra parte, no entrarán en vigor hasta que pasen por el filtro del comité ejecutivo de la asociación y de los Gobiernos, no afectan al tráfico interior ni a sus niveles tarifarios, a los que el señor Prado y Colón de Carvajal calificó de los más bajos de Europa. En un próximo futuro se van a incrementar los precios para evitar las pérdidas que algunos trayectos provocan en la cuenta de pérdidas y ganancias de la compañía Iberia en la actualidad. Por ejemplo, el servicio interinsular canario produce unas pérdidas anuales de setecientos millones de pesetas en la actualidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de julio de 1978

Más información

  • Iberia aumentará sus tarifas de vuelos interiores de forma paulatina