El mejor del mundo

Sucedió en Nueva York el pasado martes por la noche. Mitch Kupchak, el blanco, va a dominar un balón con apuros ante Lonnie Shelton, el negro. Indudablemente, su manera de jugar de unos meses a esta parte ha debido cambiar mucho. Antes, Kupchak era el pivot de la selección USA, campeona olímpica en Montreal con una autoridad incuestionable. Ahora, inevitablemente en el campo profesional, defiende al Washington Bulet's. Su situación deportiva no sólo ha cambiado económicamente, sino -y en especial- dentro de las canchas. Cada partido, cada mi punto de juego, cada momento, debe disputarlo casi desesperadamente. Como si le fuera la vida en ello. Aunque parezca mentira, así es, y si alguna vez ustedes tienen ocasión, no dejen de presenciarlo. Es el baloncesto profesional norteamericano, el mejor del mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de noviembre de 1976.

Lo más visto en...

Top 50