Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Vilafranca del Penedés

El incendio amenaza núcleos urbanos

La situación creada por el devastador incendio iniciado el pasado martes en las cercanías de Vilafranca del Penedés, en la provincia de Tarragona, adquirió ayer caracteres realmente alarmantes.El incendio forestal se ha convertido en un inmenso círculo de más de 30 kilómetros de diámetro, en el que destacan cuatro frentes localizados en las cercanías de las localidades de Sant Jaume dels Domenys, Montmell, Aiguaviva, y la Joncosa. Las pérdidas son, por el momento, incalculables, pero se tratará de cifras del orden de muchos millones, ya que el fuego ha afectado a una extensión superior a las 2.000 hectáreas.

En los trabajos de extinción colaboran los bomberos de Reus, Valls y de la Diputación de Barcelona, así como hidroaviones del Instituto de Conservación de la Naturaleza (ICONA), avionetas del Ejército del Aire, fuerzas de la Guardia Civil, soldados de Infantería y un número considerable de campesinos.

Según informan a EL PAIS testigos presenciales, el incendio ha adquirido «proporciones dantescas» y ha llegado a amenazar a pequeños núcleos urbanos. Asimismo se teme que pueda amenazar al monasterio románico de Santes Creus.

Es de señalar que se han reducido ya algunas críticas con relación a los trabajos de extinción del incendio forestal. Según éstas, las frecuencias de las distintas emisoras que deberían coordinar las acciones operan en bandas distintas, lo cual crea dificultades.

En el mismo sentido se ha informado de que la labor entre las fuerzas que actúan desde tierra no siempre está coordinada con la acción de los aviones de ICONA. Concretamente, fuentes directas informan que uno de estos aviones apagó por error un contrafuego iniciado por varios vecinos, en uno de los frentes de avance.

Este incendio es el tercero que se registra en los últimos días en aquella zona. En días pasados se produjeron otros en el área de Vandellós y en Sierra de Llaverías, los cuales afectaron a unas 2.000 hectáreas de pinar, matorrales y arbolado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de agosto de 1976