Luis Enrique derriba otro tabú

La necesidad de contar con una pareja de centrales fiable por la ausencia de Ramos ha sido clave para que el seleccionador medite jugar con dos zurdos como Pau y Laporte

Aymeric Laporte, durante el partido amistoso ante Portugal que disputaron el viernes en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid. EFE/Kiko Huesca
Aymeric Laporte, durante el partido amistoso ante Portugal que disputaron el viernes en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid. EFE/Kiko HuescaKiko Huesca (EFE)

La alineación ante Portugal de Aymeric Laporte y Pau Torres, dos centrales zurdos, es la última transgresión de Luis Enrique contra lo que califica como “topicazos instalados en el fútbol”, ya sea tener un once fijo, un espinazo o no rotar porteros. Entre su apuesta por el rendimiento para construir un once y la necesidad, en el manual del seleccionador español no caben algunas de las leyes no escritas del fútbol como la supuesta debilidad que supone alinear a dos centrales zocatos. “No es algo habitual”, reconoce el propio Laporte, “había jugado con otro central zurdo solo un par de veces, pero yo en el lado izquierdo. Fue con Umtiti en las categorías inferiores de la selección francesa, pero me sentí cómodo con Pau, aunque me tocó jugar en el perfil derecho”, afirma el defensa del Manchester City.

“No es común y normal, es difícil porque es complicado encontrar dos centrales zurdos con esta calidad y esta planta física”, esgrimió Luis Enrique al término del encuentro. Sin embargo, en la convocatoria de noviembre, para los partidos de la Liga de las Naciones ante Suiza (1-1) y Alemania (6-0), el preparador incluyó en la lista a Íñigo Martínez y Pau Torres, que no disputaron un solo minuto juntos. Su predecesor, Robert Moreno, también los citó en una ventana de tres partidos y tampoco les hizo coincidir.

Más información
Todos contra Francia
España busca una España

La necesidad apunta a ser la razón por la que Luis Enrique puede tener en su mente establecer una pareja tan poco común. Cuando en septiembre la FIFA rectificó la normativa que permitía el cambio de asociación a jugadores que ya habían disputado partidos con una selección, si cumplían una serie de requisitos, la federación retomó la posibilidad de nacionalizar a Laporte. Por entonces, no se contemplaba la opción de jugar con dos centrales zurdos porque la dupla Ramos-Pau Torres estaba cuajando. Desde que Luis Enrique empezó a plantearse que el central del Madrid podría quedarse fuera de la Eurocopa, la idea de jugar con Pau Torres y Laporte cobró fuerza. Desde la federación ya se esgrimía a la propia evolución de fútbol en los últimos 20 años, reflejada en el ahora innegociable juego de pie de los porteros, para romper con el tabú.

La historia recuerda más casos puntuales que una pareja estable de centrales zurdos. El exinternacional Manolo Jiménez tuvo que echar mano de esa solución cuando dirigió al Sevilla alineando a Dragutinovic y a Escudé. “No fue un capricho, tenía al resto de centrales lesionados. Después de muchas pruebas en los entrenamientos, concluí que era lo mejor y la cosa fue bien”, rememora Jiménez. “No tiene por qué ser un inconveniente, lo único que hay que decidir es cuál de los dos juega en la derecha. Si se cogen las alineaciones de los partidos de Liga se puede comprobar que hay defensas formadas por cuatro diestros y no pasa nada. Yo vi bien a los dos, con buenas salidas e imponiéndose en las anticipaciones”, abunda Jiménez.

“El buen jugador lo hace bien en la derecha o en la izquierda. No hay que poner peros a la decisión de Luis Enrique”, advierte Andoni Goikoetxea, que como central zurdo defendió la camiseta de la selección en los años 80. “Nunca jugué con otro zurdo, solo el día del 12-1 a Malta, como Maceda se fue al ataque a la desesperada le dije a Camacho que nos quedáramos solo los dos defendiendo. También es una cuestión de cantidad, el central zurdo siempre se ha cotizado mucho por su escasez”, apostilla Goikoetxea. El argumento más esgrimido para defender que no es conveniente jugar con dos centrales zurdos es su lateralidad más cerrada. En teoría, los diestros tienen más facilidad para activar su otro perfil. También se suele explicar que los despejes van siempre hacia zonas interiores con dos zocatos en el eje de la defensa. Clichés que Luis Enrique se ha visto obligado a ignorar para derribar otro tabú.

Hasta nueve combinaciones en 21 citas

En los 21 partidos que suma en sus dos etapas como seleccionador, Luis Enrique ha utilizado nueve parejas de centrales, casi siempre con Ramos como uno de ellos al participar en 15 encuentros. Con el camero y con Nacho se estrenó en el cargo en septiembre de 2018 en Wembley (1-2), en el primer partido de la Liga de las Naciones. La visita inglesa, tres meses más tarde (2-3), acabó con Nacho, que no ha regresado a la selección desde entonces. Albiol, Íñigo Martínez, Eric García y Pau Torres han sido los otros cuatro acompañantes del ausente capitán. Las otras cinco parejas que ha usado Luis Enrique y de las que no ha formado parte Ramos han sido: Diego Llorente-Mario Hermoso; Diego Llorente-Eric García; Eric García-Íñigo Martínez y Pau Torres-Laporte.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre la Eurocopa 2021

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino

Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS