Un nuevo impulso para el fútbol español

Infraestructuras modernas y más dotadas; innovación y tecnología punta; nuevas vías de negocio y mejores experiencias para los aficionados, mejores campos y nuevas ciudades deportivas. Todo encaminado a alcanzar el horizonte dibujado para nuestro fútbol por LaLiga. Los clubes de la élite dispondrán de 2.000 millones, tras el acuerdo de la organización con CVC, para seguir siendo referencia en la industria del deporte

Espectáculo de luces y fuegos artificiales en la inauguración del estadio Wanda Metropolitano, en 2017.
Espectáculo de luces y fuegos artificiales en la inauguración del estadio Wanda Metropolitano, en 2017.AFP via Getty Images

Aficionados del Atlético de Madrid sacando el teléfono móvil para, con un leve gesto, realizar sus compras en el estadio. Expertos de todo el mundo en peregrinaje a un nuevo centro de innovación diseñado por la Real Sociedad para conocer los últimos avances en el diagnóstico y control de lesiones. Nuevos talentos emergiendo en una ciudad deportiva donde el Real Betis dará cabida a un mayor estadio, campos de entrenamiento o un pabellón polideportivo. Son escenas casi futuristas pero que el fútbol profesional en España empieza a dibujar en un horizonte muy cercano.

La llegada de 2.000 millones de euros, fruto del acuerdo entre LaLiga y el fondo CVC, supondrá un impulso económico para empezar a construir el futuro del balompié de élite. El 70% de los ingresos que los clubes recibirán gracias al proyecto estratégico denominado LaLiga Impulso deberán emplearse en “iniciativas para el crecimiento”. De esta manera, nuestro fútbol prepara, según la organización deportiva, un salto adelante en infraestructuras, innovación y tecnología. Nuevos proyectos y nuevas vías de negocio que, aunque por el momento están en una fase inicial y no son definitivos, reforzarán su imagen como una de las competiciones más potentes de la industria del deporte mundial.

La fecha señalada en el calendario es el próximo 10 de diciembre. Ese día todos los clubes profesionales han sido convocados para ratificar la operación con la firma de inversión, incluidos Real Madrid, FC Barcelona y Athletic Club, los únicos conjuntos que no participan en el acuerdo. Todos ellos, tanto los de la máxima división como los de LaLiga SmartBank, recibirán una inyección económica que se destinará a tres ámbitos concretos: un 70% en inversiones para el crecimiento, un 15% al aumento del límite de coste de plantilla y el 15% restante al pago de deuda. Javier Tebas, presidente de LaLiga, ha calificado la partida como “una respuesta a los desafíos a medio y largo plazo”.

El objetivo del acuerdo, explica Tebas, es dotar a los clubes de herramientas para transformar su modelo de gestión y dar vida así a una competición “mucho más atractiva”. Un torneo cada vez más disputado y emocionante, con la cabeza de la clasificación más igualada y apasionante de toda Europa, que gracias a este acuerdo fortalecerá cuatro pilares fundamentales: las experiencias y vivencias de los fans; el despegue en innovación y tecnología; las facilidades y servicios de los clubes, y la modernización de las vías de negocio, apuntan desde el organismo deportivo.

Los equipos ya saben que van a recibir el dinero en seis pagos. La mayoría, como un Sevilla FC que quiere acelerar la ampliación de su feudo de 43.000 a 60.000 espectadores, no han podido empezar a ejecutar aún un plan para seguir creciendo y garantizar futuros éxitos deportivos y económicos. Algo que sí es visible ya en el FC Cartagena.

A poco de descolgar el teléfono, la directora general de los albinegros, Rebeca García, advierte que algún sonido extraño se puede filtrar en la llamada. “Si oyes algún ruido son los obreros. Los tengo aquí al lado”, explica. En el club están de reforma. Empezaron por trasladar la antigua tienda situada en las entrañas del municipal Cartagonova por otra nueva frente al coliseo. Una novedad que es solo el principio de una transformación radical que la entidad ya tiene presupuestada e incluye desde la apertura de una clínica de fisioterapia o un restaurante a la proyección de una ciudad deportiva propia de la que actualmente carecen.

En este aspecto, la búsqueda de mejoras para la cantera, es en el que más han incidido las entidades de LaLiga Santander. De hecho, más de la mitad de ellos quieren invertir en la creación desde cero de nuevas instalaciones para formar nuevos talentos así como abrir nuevas vías de negocio.

El Sevilla FC es uno de los equipos de LaLiga Santander que prevé reformar su estadio y también construir una nueva ciudad deportiva.
El Sevilla FC es uno de los equipos de LaLiga Santander que prevé reformar su estadio y también construir una nueva ciudad deportiva.Getty Images

También es el caso de la SD Eibar. Los fondos aportados por el inversor harán posible lo que su consejero delegado, Jon Ander Ulazia, llama el proyecto “más importante de la historia del club”. Se refiere al nuevo complejo deportivo de 110.000 metros cuadrados situado en la vecina Mallabia, de poco más de un millar de habitantes, donde cabrán cinco campos de fútbol, un polideportivo equipado de gimnasios y salas de recuperación y un edificio con oficinas y una zona de restauración. “Ya teníamos prevista la inversión desde 2018. Con el descenso [a la categoría de plata] pensábamos que deberíamos reformularlo, pero el acuerdo de LaLiga nos permitirá desarrollarlo al máximo”, cuenta Ulazia.

La gestión del equipo vasco es modélica. En las cinco campañas en las que por primera vez se asomó a la élite, de 2014 hasta 2020, logró unas ganancias netas cercanas a los 70 millones de euros. Y en el ejercicio 2019-2020, impactado de lleno por la pandemia, fue uno de los pocos que cerraron las cuentas en verde. La norma de la casa sigue siendo no gastar más de lo que se ingresa, lo cual no les impidió afrontar la reforma del estadio de Ipurua, que costó casi 20 millones de euros, ni lanzarse ahora a por un nuevo plan que les dará “un nuevo salto de calidad” y “consolidará un proyecto que tiene como objetivo volver a la máxima categoría y asentarse en ella”, en palabras de su director general.

La esperanza es compartida con sus rivales en LaLiga SmartBank. La directora general del FC Cartagena aterrizó en el club solo ocho días después de lograr el ascenso a la LaLiga SmartBank en junio de 2020, y le tocó afrontar multitud de gastos para adaptarse al profesionalismo sin contar, además, con las vías de ingresos que frenó la covid. “El primer año siempre es el más duro. Nosotros fuimos el único de los cuatro ascendidos que se mantuvo. Ahora con los nuevos ingresos queremos empezar a disfrutar de las ventajas de estar en la élite y así consolidarnos en ella”, cuenta.

Proyecto a proyecto, e idea a idea, los clubes del fútbol profesionales español avanzan en la construcción de un nuevo futuro que reforzará su imagen como un referente del deporte mundial y un pilar importante de la marca España.

Archivado En:

Más información