Copa América

Neymar llora por Brasil

El delantero del PSG, que reconoce haber pasado “dos años difíciles”, destaca en la Copa América y está a nueve goles del récord de Pelé

El seleccionador de Brasil, Tite, da instrucciones a Neymar, en el partido contra Perú en la Copa América.
El seleccionador de Brasil, Tite, da instrucciones a Neymar, en el partido contra Perú en la Copa América.Silvia Izquierdo / AP

“Es muy difícil ser Neymar”. Edu Gaspar, excoordinador de selecciones de Brasil, justificaba al máximo referente de la Canarinha, tras la derrota en Rusia 2018 frente a Bélgica en los cuartos de final. Cuatro años antes, en Brasil 2014, cuando opositaba al trono de Ayrton Senna como el gran ídolo, el paulista se quedó fuera del Mundial por una fractura en la vértebra lumbar. En la Copa América 2019, no tuvo revancha: otra lesión, esta vez en el ligamento del tobillo derecho. Cada vez que se ponía la camiseta de la Canarinha en la selección mayor, la moneda caía cruz. En el camino del 10 apareció una nueva Copa América en su casa. No la esperaba, ni la quería, pero lo vuelve a intentar. Y fiel a su pedigrí, marcó en el estreno ante Venezuela, también contra Perú. Ya suma 68 goles con Brasil y está a nueve del récord de Pelé.

Más información

“Mi sueño siempre fue llevar esta camiseta. Nunca imaginé llegar a estos números”, se arrancó el 10, a pie de campo, al terminar el duelo ante Perú. Sin embargo, la voz se le entrecortaba. No pudo contener las lágrimas. Una imagen sorprendente si se atiende a sus habituales aspavientos y carcajadas que nunca se sabe si son de risa o de burlas. “Para mí”, añadió, “es incluso emocionante porque pasé por muchas cosas en estos dos años. Cosas que son muy difíciles y complicadas”. En Brasil, volvió el eco de las palabras de Edu Gaspar. En 2019, fue denunciado de violación por la modelo Najila Trindade. La causa fue archivada por falta de pruebas. Este año, la empresa Nike confirmó que puso fin a su relación de patrocinio con Neymar porque el futbolista rechazó cooperar en una investigación “de buena fe sobre las alegaciones creíbles de mala conducta presentadas por una empleada”, según aseguró la compañía estadounidense.

Neymar se defendió en redes sociales. “Nunca tuve una relación con esa persona ni la oportunidad de hablar con ella y de conocer las verdaderas razones de su dolor”, expuso el delantero del PSG. Hoy, Neymar tiene contrato con Puma. Nunca perdió, en cualquier caso, el apoyo del club parisino –renovó su contrato hasta 2025-, ni de la selección brasileña. Tite está entregado a Neymar. Lo protege fuera y dentro del campo. “No sé hasta dónde pueda llegar Neymar... Hago mucha fuerza para que él tenga salud, para que no se lesione y para que tenga madurez”, subrayó el técnico.

No es un detalle menor el rezo de Tite, las lesiones han opacado el rendimiento del brasileño. En las últimas cuatro temporadas, ha sufrido 16 y se ha perdido un total de 78 partidos. En el club parisino, en cualquier caso, no dudan de él. De hecho, le volvieron a dar la llave del equipo. No solo la ampliación del contrato, sino también la de arroparlo en el vestuario. “Ney tiene que tener un objetivo”, aseguran en el entorno del paulista. Y, las mismas fuentes, ponen de ejemplo la campaña 2019-2020 cuando Neymar llevó al PSG a la final de la Champions por primera vez en su historia. “Ese año, cuando la competición se frenó por la pandemia, Neymar viajó a su casa de Río. Allí siguió con un plan de entrenamiento muy estricto. Estaba motivado con la Champions”, añaden.

La temporada 2020-2021 resultó incómoda para Neymar. La acecharon las lesiones, cuatro (19 partidos de baja) y el flojo rendimiento del equipo que dejó al PSG sin Liga y sin Copa, por supuesto también sin Champions. Ajetreado, el 10 quería descansar. O, al menos, no tomarse demasiado en serio la Copa América. Pero, cuando menos esperaba (deseaba), Jair Bolsonaro y la Conmebol llevaron la Copa a Brasil. Y más responsabilidad para Neymar. “No sabíamos si iba a haber Copa América. Desde el principio respetamos mucho nuestras jerarquías. Nunca vamos a decirle que no a la camiseta de la selección brasileña. Me hace feliz jugar para Brasil, representar a mi país y a mi familia. Vivimos en un momento muy inusual en todo el mundo. No solo aquí, y ser un espejo para alguien es una gran alegría. Espero que les guste a todos los que les gusta el fútbol”, concluyó Neymar.

Él no es el único que sonríe. “Yo, como todos los brasileños, siempre me alegro cuando lo veo jugar al fútbol. Hoy ha dado un paso más hacia mi récord goleador con la selección. Y, con la misma alegría que he tenido desde que lo vi jugar por primera vez, estoy animándolo para que llegue”, publicó Pelé.

Neymar persigue a Pelé. En el camino, sin embargo, tiene que ahuyentar a sus fantasmas.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50