La Premier League suspende sus acuerdos televisivos con Rusia

La competición donará un millón de libras a los afectados por la guerra en Ucrania

Partido de la Premier League entre Tottenham y Everton.
Partido de la Premier League entre Tottenham y Everton.DPA vía Europa Press (Europa Press)
El País Agencias
Madrid -

La Premier League ya no se podrá ver en Rusia. La competición anunció este martes su decisión de romper los acuerdos televisivos con los operadores rusos para la emisión de sus partidos en ese país y donar un millón de libras (1,2 millones de euros) a los afectados por la guerra en Ucrania. Esos contratos televisivos con la empresa rusa Rambler TV tenían un valor estimado de 6 millones de libras (7,2 millones de euros) por temporada. La Premier League y los 20 clubes de la competición han acordado de forma unánime la suspensión del contrato y la donación a Ucrania, después de un fin de semana en el que se han sucedido los gestos de apoyo al país entre los jugadores de la liga.

En los 10 encuentros disputados este fin de semana hubo un minuto de aplausos antes del pitido inicial, los capitanes de los equipos vistieron un brazalete con la bandera ucraniana y los colores de esta se proyectaron en los estadios. Esos gestos llevaron a los teleoperadores chinos a no transmitir los encuentros esa jornada.

“La Premier condena enérgicamente la invasión rusa de Ucrania. Pedimos la paz y nuestros pensamientos están con todos aquellos afectados. El millón de libras será donado directamente al Comité de Desastres y Emergencias (DEC) para llevar ayuda humanitaria a aquello que lo necesiten”, señaló la liga en un comunicado. La empresa matriz de Rambler TV, Sberbank, fue añadida la semana pasada a la lista de compañías rusas sancionadas por el Gobierno británico.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS