El juego infinitoColumna
i

El Real Madrid o cómo cuidar la leyenda

El equipo sigue vivo tras muchos golpes emocionales y aun así conserva un aire de grandeza competitiva que sale del fondo de su historia

Una Liga, un mismo rival. La Liga fue siempre una carrera de resistencia que atraviesa todas las estaciones. Un largo tiempo que atenúa el factor suerte y exalta el mérito. Pero este año la palabra resistencia se queda corta y hay que hablar de supervivencia. Sin pretemporada que apuntale el físico, sin aficionados que fortalezcan la épica y con el virus complicando la economía y amenazando la vida, esta Liga confirma al fútbol como espectáculo dramático. A lo máximo que podemos aspirar es a que el final de un partido compense el sufrimiento acumulado. La carrera de Simeone festejando el final del encuentro frente a la Real contenía más alivio que alegría. Cuando una distracción o un error pueden costar el campeonato, es más fácil distraerse o cometer errores. En esa fina línea vive la angustia. Todos los aspirantes están igual porque juegan contra un mismo rival: el miedo.

Más información

El capital cultural. El Madrid sigue vivo tras muchos golpes emocionales, con jugadores cansados y canteranos para suplir a suplentes de los suplentes. Es como pretender ganar la guerra con sables cubiertos de óxido, fusiles viejos y cañones encasquillados… Aún así, conserva un aire de grandeza competitiva que sale del fondo de su historia, aunque para muchos sea como creer en los reyes magos. Pero funciona. En ese vestuario ya estelar aún habitan las viejas leyendas que, desde Di Stéfano hasta aquí, dejaron un legado que se titula “El Madrid nunca se rinde”. En todos los clubes existe un acuerdo tácito sobre el que la historia va trabajando. En el Madrid, esa fuerza gravitacional prefiere personalidades como las de Molowny, si vamos muy atrás, Del Bosque, hace menos, Zidane ahora y Raúl en el futuro. Gente competitiva pero discreta y con valores sólidos aprendidos en el club.

Eslabones de leyenda. Esta semana aparecieron en el Madrid Miguel Gutiérrez y Marvin, canteranos que estuvieron a la altura. Durante la temporada estuvieron a las órdenes de Raúl, aquel futbolista que parecía el himno del Madrid jugando al fútbol y que hoy convirtió la acción en un claro mensaje. Los chicos fueron exprimidos al máximo. Recibieron consuelo, enseñanzas y exigencias cuando perdieron; felicitaciones, enseñanzas y más exigencia cuando ganaron. En un año maduraron una barbaridad y llegarán al primer equipo con el gran tópico del club en la sangre: “No nos rendimos”. Esa es la cadena cultural cuyos últimos eslabones los representan Zidane y Raúl y que el club debe procurar no romper. Todo esto para decir que esperar a ver si el Madrid es o no campeón para ponerle nota al equipo es una mezquindad. Jugaron, lucharon y compitieron muy por encima de las expectativas y fueron dignos del club. La historia dice que eso también se llama triunfo.

Como Pedri por su casa. La temporada nos descubrió a un crack. En el fútbol las cosas tienen un orden secreto que yo no sabría explicar. Pero el tiempo me enseñó quién atenta contra ese orden y quién lo perfecciona. Sé, por ejemplo, que Pedri siempre tiene razón. Que hace lo que debe hacerse, que la velocidad de interpretación es siempre la justa, que lo que el juego tiene de ciencia, su pie lo sabe de pe a pa. También deslumbra con el desequilibrio del regate. Pero su inteligencia sirve, sobre todo, para armonizar. Hace del fútbol una cuestión colectiva, como si con pases fuera uniendo una línea de puntos con una lógica que solo él conoce, pero que hace del fútbol un juego comprensible para todos. Tiene una carrera relajada, como si el juego fuera fácil, y una cabeza algorítmica con un conocimiento predictivo que encuentra siempre la mejor opción. Si la temporada del Barça necesita un consuelo, se llama Pedri.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50