TENIS | MASTERS 1000 DE ROMA

Nadal se marca un partidazo ante Sinner

Tras la borrosa despedida de Madrid, el balear reaparece en Roma con una gran remontada frente al formidable joven italiano: 7-5 y 6-4, en 2h 11m. Muguruza, Bautista y Davidovich también progresan

Nadal saca durante el partido contra Sinner en la central del Foro Itálico.
Nadal saca durante el partido contra Sinner en la central del Foro Itálico.GUGLIELMO MANGIAPANE / Reuters

Las esculturas que rodean la central del Foro Itálico se pusieron de gala, porque ya entraba la noche en Roma y Rafael Nadal firmó una de esas victorias que valen su peso en oro. A golpe de piolet e hincando fuerte los crampones, el número tres del mundo sorteó la himalayesca oposición de Yannik Sinner (7-5 y 6-4 en 2h 11m) y se ganó el pasaporte para los octavos, tras un pulso de poder a poder que se decidió gracias a un ejercicio de templanza, control y buen hacer. El campeón de 20 grandes se las verá este jueves al mediodía (tercer turno de la sesión que arranca a las 10.00, #Vamos) con otro tenista emergente, el canadiense Denis Shapovalov (7-6(2) y 6-3 a Stefano Travaglia). Con él, 2-1 favorable en los precedentes.

Más información

Para quienes todavía no le conozcan, Sinner ofreció otra estupenda tarjeta de presentación. Si ya dio algo más que guerra en aquella madrugada de octubre, en la central de París, el italiano volvió a plantear otro campo de minas para Nadal, un cuerpo a cuerpo en toda regla. De tú a tú. El italiano transita por un carril bien distinto al de la mayoría de sus compañeros de generación, serio, disciplinado y centrado a más no poder. Quiere, aprieta y tiene un magnífico nivel, así que más pronto que tarde, seguramente a corto plazo, dará un pelotazo sonado y se abrirá paso de forma natural. Es solo cuestión de tiempo.

Lo sabe Nadal, lo saben todos. No era el chico el mejor plato para empezar. O sí, según se mire. A toro pasado, el triunfo contra el imberbe Sinner (19 años) puede suponer una inyección vitamínica muy necesaria, dado que el balear abandonó la Caja Mágica la semana pasada con el gesto torcido. En Madrid hubo evolución, sí, pero inferior a la deseada. En cambio, la primera aparición en Roma dejó un sabor más que dulce porque Nadal encontró exactamente lo que necesitaba para disparar sus prestaciones: ritmo, un rival que le planteó un galimatías estratégico y, sobre todo, soluciones.

Sinner se lanzó con todo desde la primera bola, sin rehuir el intercambio ni hacerle ascos tampoco a llevar la iniciativa. Dio un bocado en el primer juego y aunque el español contragolpeó de manera inmediata, devolviéndole el break, aceleró la maquinaria para abrir un segundo boquete. Con 2-2, la jueza sancionó a Nadal por demorarse con el saque. “El problema es que no tenemos recogepelotas y tenemos que ir a por las toallas…”, argumentó. Y acto seguido, el italiano dio el zarpazo. Ocurre que Nadal dio un paso al frente y también se lanzó a por el set. Respondió y luego, a base de erosión y determinación, al séptimo intento, engarzó el set.

El segundo transcurrió bajo una dinámica prácticamente idéntica, a cara de perro. Sinner demarró en el tercer juego y Nadal contuvo su pesadísima bola con una réplica excepcional. Oficio, oficio y más oficio. Mucho tenis para aplacar el torrente de golpes y sangre fría para percutir a continuación, cuándo y dónde más duele. En el octavo juego encontró la recompensa y en cuanto olió la duda, el más mínimo temblor, se tiró a la yugular del chico para arrebatarle el servicio y poner la rúbrica con un paralelo de derecha. Firma acorde a una soberbia puesta en escena.

El mallorquín acompañó hacia la siguiente escala del torneo a Roberto Bautista (7-6(5) y 6-3 a Cristian Garín) y Alejandro Davidovich (6-2 y 6-3 a Cameron Norrie). El castellonense chocará con el ruso Andrey Rublev y el malagueño afrontará en la apertura del día un compromiso de altura contra el número uno mundial, Novak Djokovic.

Antes de que interviniera Nadal, el día transcurrió de sobresalto en sobresalto. Primero, Garbiñe Muguruza sacó adelante un partido en el que comenzó a contracorriente frente a Bernarda Pera, a la que nunca se había enfrentado. La española, que dos semanas atrás tuvo que renunciar a Madrid por un problema muscular en la pierna izquierda, tuvo que ser atendida de unas molestias en la derecha, pero finalmente remontó el primer parcial adverso y después la desventaja del tercero (0-4 de partida) para imponerse por 1-6, 6-0 y 7-5 (en 2h 04m). La 12ª del mundo se medirá (no antes de las 18.00) a la ucraniana Elina Svitolina, una adversaria tradicionalmente espinosa.

No pudo escapar de la eliminación (7-5 y 6-1) la valenciana Sara Sorribes, apeada por Aryna Sabalenka, reciente campeona en la Caja Mágica. Y también se despidieron los dos grandes iconos del circuito actual, Serena Williams y Naomi Osaka. La estadounidense, de 39 años y que este miércoles disputaba su partido 1000 en la élite –851 victorias y 149 derrotas–, regresó a la pista después de casi tres meses sin competir y perdió contra Nadia Podoroska (7-6 y 7-5); mientras, la japonesa, con cuatro grandes en su expediente, sigue reforzando su alergia a la tierra batida: tras caer en la segunda ronda de Madrid, cedió a la primera en Roma ante Jessica Pegula (7-6(2) y 6-2). Tampoco le coge el pulso Daniil Medvedev (6-2 y 6-4 para Aslan Karatsev).

Consulta los Resultados del miércoles / Orden de juego del jueves.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50